La amenaza iraní en Latinoamérica

En estos días de fiesta, lo último que tenemos en la cabeza es la guerra contra el terrorismo y el afán de algunos en llevar a cabo atentados en contra nuestra. Sin embargo, la cruda realidad es que los terroristas no descansan ni en época navideña. Y en caso que necesitáramos prueba de ello, sólo basta recordar el atentado de Navidad del año 2009 cuando el nigeriano Umar Abdulmutalab intentó detonar un explosivo que llevaba en su ropa interior para volar un avión con casi 300 pasajeros y tripulación.

A Dios gracias, el atentando no tuvo éxito y hoy el nigeriano está preso, cumpliendo una sentencia de noventa años después de declararse culpable de los cargos de atentar contra una aerolínea.

Es importante tomar en cuenta este recordatorio poco festivo dado el reciente estreno de un escalofriante documental producido por la cadena Univision y titulado “La amenaza iraní”.

Según el documental y usando una cámara escondida, se ve a un ex alto cargo de Irán aceptando un plan de guerra cibernética contra Estados Unidos, a lanzarse desde México y que paralizaría los sistemas informáticos americanos, incluyendo los de la Casa Blanca, el FBI, la CIA y varias centrales nucleares. El oficial era el exembajador iraní en México, Mohamad Hassan Ghadiri, y se le veía aceptando el ofrecimiento de estudiantes universitarios mexicanos que estaban haciendo de espías encubiertos.

El documental también mostraba a estudiantes mexicanos encubiertos presentando planes para el ataque cibernético a autoridades venezolanas en México. La funcionaria venezolana, Livia Antonieta Acosta Noguera, se mostró muy receptiva ante la idea de la trama, diciendo que ella estaba cerca de Hugo Chávez –izquierdista radical y presidente de Venezuela– y que le encantaría compartir la información con él tan pronto como fuera posible. Lo mismo ocurrió con oficiales cubanos en México, igualmente interesados en un complot contra Estados Unidos.

No se puede pasar por alto la gravedad de esta amenaza. En 2009, el presidente Obama dijo que su gobierno estaba dispuesto a hablar con Irán “sin condiciones previas” y que trabajaría en pro de la abolición de las armas nucleares. Como este documental revela claramente, la estrategia de la diplomacia suave de la administración Obama ha fracasado.

Afortunadamente, el senador Bob Menéndez (D-NJ) y presidente del Subcomité de Hemisferio Occidental presidirá una audiencia a principios del año 2012 para que el Congreso profundice sus conocimientos ante esta verdadera amenaza. Esperemos que de esta audiencia salgan recomendaciones como las que varios expertos en terrorismo de la Fundación Heritage recientemente recomendaron ya que la estrategia del presidente presta insuficiente atención al terrorismo patrocinado por estados y esta forma de terrorismo se está convirtiendo cada vez más en una amenaza a tener en cuenta. Irán es uno de los más destacados y agresivos estados patrocinadores de terrorismo y sus protegidos -tanto Hamás como Hizbolá- representan amenazas potencialmente graves.

Dada la proximidad de Latinoamérica a nuestro país, deberíamos tomar muy en serio estas amenazas que podrían poner en peligro nuestras vidas y las de nuestros seres queridos.