Medida amenaza los derechos civiles

Nueva York/Redacción EDLP – Un grupo de manifestantes exigió ayer al presidente de Estados Unidos que vete el proyecto de ley de Defensa Nacional, que autoriza al gobierno a detener indefinidamente cualquier ciudadano que es sospechoso de terrorismo.

Frente a la corte federal Thurgood Marshall ubicada en el bajo Manhattan, activistas en contra de la guerra y defensores de derechos civiles exigieron al presidente Barack Obama que defienda los derechos de todos los ciudadanos sin importar su raza o credo.

“Todos los estadounidenses deben unirse para luchar en contra de esta ley, ya que destruye los derechos. Sin una Carta de Derechos, Estados Unidos dejará de existir como una nación democrática”, dijo Shaik Ubaid de la organización Muslim Peace Coalition.

Edward Twiichell expresó que se opone a las modificaciones de la ley Defensa de Nacional porque el presidente puede alegar razones de seguridad para detener a un ciudadano extranjero, estadounidense o residente permanente acusado de pertenecer a un grupo terrorista sin tener un permiso del Ejército.

“Si hablo mal del presidente podría ir inmediatamente a la cárcel sin tener una audiencia”, manifestó Twiichell.

Los manifestantes exigieron la renuncia de los legisladores federales que votaron a favor de este proyecto de ley porque consideran que están contribuyendo con el fin de la democracia. También pidieron que los funcionarios electos protejan la libertad de expresión.

“El Congreso ha vuelto a demostrar que representan el 1%”, comentó Jen Waller del Committee to Stop FBI Repression.

Zead Ramadan, presidente del Concilio de Relaciones Estadounidense-Islámicas (CAIR, en inglés), lamentó que Estados Unidos siga la misma línea de los países que no respetan los derechos civiles.

“Estados Unidos critica a China y algunos países del Medio Oriente y Suramérica, pero va por el mismo camino”, expresó Ramadan

Jackie, una transeúnte que pasaba por el lugar comentó que no existe la libertad.

“Mi amiga es musulmana y estaba hablando por internet, escribió algo sobre terrorismo y de repente llegó el FBI y la detuvieron junto con su familia y luego los soltaron. No se respetan los derechos, dicen una cosa pero hacen otra”, afirmó Jackie, quien no reveló su apellido.