Tiempo de dar, pero cuidado a quién

Fiscalía alerta sobre auge de caridades fraudulentas durante las festividades
Tiempo de dar, pero cuidado a quién
El abogado Francisco Knipping, solicitó unas cajitas de donaciones para ayudar a familias con niños desaparecidos, pero luego de un tiempo no tuvo mucha confianza en la organización.
Foto: EDLP

NUEVA YORK – En esta época de paz y buena voluntad, las estafas podrían arruinar el espíritu decembrino de los neoyorquinos. Por eso, el fiscal del estado ha alertado al público general a ser precavido con las organizaciones que piden dinero para supuestas causas caritativas.

Esto podría ser la situación que le ocurrió al abogado de origen dominicano Francisco Knipping, quien tiene su oficina por 12 años en el vecindario de Inwood, Manhattan.

Hace un mes, un hombre que se identificó como voluntario de la organización Child Search Ministries, solicitó dejar una caja de dulces con valor de cincuenta centavos cada uno. Los fondos serían donados a familias con niños desaparecidos, aseguró. Luego de unas semanas, el sujeto regresó por el dinero y dejó una nueva caja.

“Es natural que las personas estemos dispuestos a ayudar, pero luego pensé que todo era muy sospechoso. Pude ver que no había información clara acerca de cómo se usa el dinero”, apuntó Knipping.

Confiando en su instinto, el abogado se comunicó con Child Search Ministries, pero no recibió respuesta a sus preguntas, por lo que decidió retirar la caja de su oficina.

En la página web de Child Search Ministries, hay una larga lista de niños y adultos perdidos en diversas ciudades de Estados Unidos, principalmente entre los años 80 y 90.

No hay una dirección física de la institución, sólo un buzón de correo en Houston, Texas. Tampoco se informa cuántos años lleva operando, quienes son los responsables y cómo ayuda a encontrar a los niños.

Tras una llamada a la línea telefónica de la organización, 1-800-316-4673, una mujer que se identificó como Katherine Thomas, informó que las cajas pertenecen a los voluntarios, quienes reciben un porcentaje del dinero que es donado.

Al solicitar más detalles, Thomas dijo que su trabajo es el telemercadeo y que no sabe nada al respecto.

La organización destaca en su web la campaña Project Hope, en el cual los voluntarios pueden recibir las cajas que desean. El proyecto se describe como “una máquina de hacer dinero para vendedores”.

Según récords públicos del estado de Texas, Child Search Ministries no está registrada como organización no lucrativa y tampoco existe un historial de declaración de impuestos de la forma 990.

Un portavoz de la fiscalía Estatal dijo que al momento no podía confirmar si había querella o investigación en curso en contra de la organización, sin embargo exhortó al público a comunicarse con ellos si se han sentido defraudados.

En el reporte “Centavos para la caridad, donde va tu dinero”, el fiscal general del estado Eric Scheneiderman informó que profesionales pagados de “mercadeo telefónico” se quedan con el 63% del dinero recaudado; menos de 37 centavos por cada dólar recaudado se dedica a la obra de caridad.

El Fiscal destacó que en los meses de invierno se registran más estafas en nombre de la caridad.

Según el informe, los agentes de mercadeo telefónico recaudaron más de $249 millones en nombre de 411 organizaciones de caridad en 2010. En total, $157 millones fue pagado a los agentes de tele mercadeo en honorarios y otros gastos de las campañas, dejando a las entidades caritativas con menos de 37% del dinero recaudado por sus causas.

La Fiscalía pidió a cualquier persona que crea que una organización está mintiendo sobre su propósito, o que una estafa se lleva a cabo, a presentar una queja llamando al 212-416-8402 o visitando charities.bureau@ag.ny.gov