Navidad sin alcohol, como se le prometió a la Guadalupe

Para muchos mexicanosel mejor método para dejar de beber es un contratocon la Virgen Morena
Navidad sin alcohol, como se le prometió a la Guadalupe
Leonardo Pineda en la iglesia Nuestra Señora de Guadalupe celebra con su familia el cumplimiento de la promesa de no beber por cinco meses que le hizo a la virgen.
Foto: Gloria Medina

Nueva York – La semana pasada, Leonardo Pineda entró a una iglesia en Manhattan con su familia y un ramo de flores en las manos para dar gracias por haber cumplido su promesa de no beber por cinco meses.

Pineda, oriundo de Guerrero, México, vive en Manhattan y ha tenido problemas en su hogar y en el trabajo por lo el “vicio de beber”.

“Pero ahora me siento mejor”, dijo mientras entraba a la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe junto a su esposa y sus tres hijos. “La Virgen me ha ayudado mucho. Hace poco terminé de cumplir mi juramento de no beber por cinco meses y no le falté a la Virgen, le cumplí hasta la fecha”, dijo orgulloso.

El mexicano dijo que inicialmente se planteó dos meses de abstención, luego lo extendió a cuatro y ahora, animado por su logro, planea hacerlo otra vez por seis meses después de las festividades.

Al igual que Pineda, otros mexicanos siguen una costumbre típica en su país de prometerle a la Guadalupana no tomar durante las festividades de fin de año.

“No soy alcohólico, sólo me tomo mis traguitos cuando tengo libre y le tengo más fe a la Virgencita, porque me ha ayudado mucho desde que salí de mi país”, dijo Pineda, quien trabaja en construcción.

Según Santiago Rubio, sacerdote de la iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe, en Manhattan, dijo que la temporada de Navidad aumenta el número de personas que hacen juramentos -no sólo para dejar de beber, sino para dejar otros vicios como el tabaco, las drogas.

“En su mayoría son hombres, pero también vienen mujeres”, dijo Rubio. “Piden firmar el contrato y nosotros servimos como testigos de la promesa que hacen ante Dios y la Virgen… la toman muy en serio y la mayoría la cumplen”, agregó el padre.

En algunos casos, al momento de hacer el juramentos el sacerdote le da un certificado firmado por las dos partes, según el Monseñor Perfecto Vazquez, un sacerdote retirado que ahora reside en la iglesia de Santa Teresa en Sunnyside, Queens.

“Parece que les ayuda, muchos regresan cuando terminan la temporada y renuevan la promesa”, dijo Monseñor Vazquez, quien realizaba la práctica cuando era párroco de la iglesia Angel Guardián en Brooklyn, donde predominan los mexicanos.

Para algunos, la promesa a la Virgen es más efectivo que el programa de Alcohólicos Anónimos (AA).

Ricardo Hernández, miembro desde hace 10 años del grupo de jóvenes de AA en Queens, dijo que la membrecía aumenta durante las festividades, pero la mayoría no cumplen con el compromiso de abstenerse de beber.

“Desde el día de Acción de Gracias aumenta en por lo menos 15% el número de personas que vienen al grupo y hacen la promesa, pero por las festividades vuelven a tomar”, dijo Hernández.