Se mantiene la lucha por salvar vidas

Se mantiene la lucha por salvar vidas
Carlos Martínez, presidente del Comité de Prevención de Alcoholismo y Drogadicción, recibe de Lesly Almánzar, de la Alcaldía de Nueva York, la proclama que declara a diciembre como el Mes de Prevención del Alcoholismo y la Drogadicción.
Foto: CORTESIA

NUEVA YORK – Con el fin redoblar esfuerzos para prevenir tragedias provocadas por conductores borrachos, cuyos índices aumentan durante las festividades de Navidad y Año Nuevo, el alcalde Michael Bloomberg entregó una proclama al Comité de Prevención de Alcoholismo y Drogadicción de Nueva York (CPAD-NY), en la que declara a diciembre de 2011 como Mes de Prevención del Alcoholismo y la Drogadicción.

Los choques son la principal causa de muerte para los hispanos entre 1 y 34 años de edad, y casi la mitad de las muertes de latinos que ocurren en accidentes automovilísticos son causadas por el uso del alcohol, de acuerdo con la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA).

Cada 31 minutos, una persona muere en los Estados Unidos en un choque relacionado con el consumo de alcohol. Desafortunadamente, muchas personas toman la decisión de conducir después de haber consumido alcohol -ya sea entonado con sólo un par de tragos o borracho. La proclama fue entregada por Lesly Almánzar, de servicios comunitarios de la Alcaldía de Nueva York, y la recibió Carlos Martínez, presidente del CPAD-NY.

“Tradicionalmente, diciembre es el mes en que nosotros ofrecemos más ayudas a adolescentes, jóvenes y adultos, no solo con orientación e información sobre el daño que ocasiona en los seres humanos el alcoholismo y la drogadicción, sino también en centros de desintoxicación que han sido abiertos en cuatro hospitales de esta ciudad”, dijo Martínez. “Muchos jóvenes desconocen que hay instituciones como el Comité de Prevención de Alcoholismo y Drogadicción y Alcohólicos Anónimos, que ofrecen ayuda para mantenerlos alejados de esos vicios, los cuales pueden degenerar en graves males para la sociedad’, señaló.

Martínez resaltó la tarea que realizan en beneficio de los neoyorquinos -principalmente de personas sumergidas en al alcoholismo y la drogadicción- los centros de desintoxicación que funcionan en los hospitales Lincoln, Metropolitan, St. Barnabas y Bronx Lebannon, todos en El Bronx.

-Información relacionada: pág. 11