Rajoy apuesta a la austeridad

El Congreso de los Diputados votará su investidura como presidente

Rajoy apuesta a la austeridad
Mariano Rajoy, sexto presidente del Gobierno de España en la etapa democrática.
Foto: EFE

Madrid – El líder del conservador Partido Popular (PP), Mariano Rajoy, desveló ayer las directrices con las que planea gobernar España los próximos cuatro años, basadas en la contención del déficit público con una reducción de 16.500 millones de euros en 2012.

La austeridad marcará el primer año del Ejecutivo ‘popular’, que solo contempla la subida de la partida destinada al pago de las pensiones para que los jubilados recuperen su poder adquisitivo a partir del próximo 1 de enero.

La congelación de las pensiones fue una de las medidas más impopulares adoptadas por el gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero para reducir el déficit público hasta el 6 % este año, como exige la UE.

“Todas las demás partidas son susceptibles de una revisión a la baja”, advirtió ayer Rajoy en su esperado discurso ante el Congreso de los Diputados, en el comienzo de la sesión que votará hoy su investidura como ante el Congreso de los Diputados, en el comienzo de la sesión que votará hoy su investidura como sexto presidente del Gobierno de España en la etapa democrática.

Con dos objetivos esenciales- “detener la sangría” de destrucción de empleo que sufre el país, que dijo ha llevado a que el paro alcance el 23 por ciento de la población activa (5.400.000 personas) más del doble de la media de la Unión Europea, y estimular el crecimiento económico, el líder conservador se comprometió al mismo tiempo a la contención del déficit.

Tras admitir la posibilidad de que este año se rebase la cifra del 6 por ciento del PIB, anunció que en 2012 “tendremos que reducir en 16.500 millones de euros el desfase entre ingresos y gastos”.

Con ello, se respetaría el 4,4 % del PIB establecido como límite. “Ese es el objetivo, ese es nuestro compromiso y a él nos vamos atener”, señaló.

Luego, en una intervención de réplica a Alfredo Pérez Rubalcaba, su principal rival en las elecciones del 20 de noviembre y que hoy actuó ya como jefe de la oposición socialista, sugirió que esa cifra podría aumentar si el déficit público del estado español rebasa el 6 % e insistió en la necesidad de conocer las cifras finales de las cuentas del estado para avanzar más datos concretos.

Ante las preguntas de Rubalcaba sobre cómo piensa obtener ingresos y reducir en 16.500 millones el déficit, Rajoy aseguró que no tiene intención de subir el IVA u otros impuestos, al no verlo razonable “por las dificultades que están teniendo las empresas y los españoles”.