Muerte de niños causa conmoción en Colombia

Bogotá/EFE – La Policía de Colombia ofreció una recompensa de 5,000 dólares a quien aporte información sobre los responsables de la muerte en el noroeste del país de dos niños, de 10 y 12 años y que, según los primeros indicios, recibieron varios golpes en la cabeza con piedras y palos, informaron ayer fuentes oficiales.

“Hemos ofrecido hasta 10 millones de pesos (5,000 dólares) a quien nos dé la información que conduzca al esclarecimiento de los hechos”, dijo por teléfono el coronel Jesús Paredes, comandante de la Policía del departamento de Chocó, en cuya capital, Quibdó, sucedieron los hechos.

“Son dos menores de 10 y 12 años que se dedicaban a recoger chatarra por Quibdó, trabajaban en una chatarrería. Ingresaron a un colegio industrial, con su carretilla posiblemente, y luego entraron varios niños a jugar fútbol y encontraron a las dos víctimas en el suelo”, expuso.

Las autoridades cuentan también con el retrato preliminar de dos hombres que al parecer se encontraban el pasado sábado en las inmediaciones del colegio donde fueron hallados los niños.

Uno de los menores falleció en el lugar de los hechos, donde se encontraron elementos contundentes como piedras y palos, y el otro falleció el martes en el hospital al que había sido trasladado.

Paredes aseguró que aunque todavía no se conoce el dictámen de Medicina Legal se puede establecer que las víctimas fueron golpeadas en la cabeza en varias ocasiones hasta que acabaron presentando fracturas en el cráneo.

“Físicamente no se les vio ninguna herida ni sangre en las ropas, aunque como esta es la segunda zona más lluviosa del mundo había mucha agua y se habían borrado algunas huellas”, agregó.

El oficial lamentó lo sucedido e indicó que un grupo interdisciplinar está dedicado a la investigación de este hecho.

Al parecer, los niños pertenecían a una familia afrodescendiente de desplazados por la violencia derivada del conflicto armado en la zona del Bajo Atrato del mismo departamento y procedían de un estrato muy humilde, por lo que se veían obligados a trabajar recogiendo chatarra.