El beneficio impositivo

Esta oposición de la Cámara de Representantes al acuerdo bipartidista en el Senado para extender una actual reducción impositiva, deja más de 180 millones con la amenaza de una mayor deducción salarial por Seguro Social, que reducirá el total de los ingresos.

En este caso la Cámara Baja, bajo control republicano, volvió a las andadas que ya tiene acostumbrados a todos. Recibe la propuesta de la Casa Blanca y la llena de medidas que no tienen nada que ver con el tema central -y que carecen del apoyo mayoritario en el pleno-, para aprovechar la ocasión.

En esta oportunidad el proyecto de ley HR3630, además de extender la reducción impositiva, impone una reforma permanente en el sistema de seguro de desempleo federal en donde reduce este beneficio.

Además, establece cláusulas para bloquear las regulaciones ambientales de la Agencia de Protección al Medio Ambiente, reducciones en programas federales y acelera el controversial oleoducto Keystone, al que Obama se opone.

Tampoco podía podía faltar una medida punitiva contra los indocumentados. Ahora se les quiere impedir que reciben el cheque de la Oficina de Recaudación de Impuestos por deducción impositiva infantil incluso cuando paguen impuestos. ¡Qué arbitrariedad!

Como primera medida es necesario que la Cámara Baja deje su agenda ideológica de lado y ratifique el acuerdo del Senado. El liderazgo republicano debe satisfacer a un sector conservador descontento con el acuerdo del Senado, pero al final del día debe ceder a la extensión por dos meses de la reducción en vez de su proyecto HR3630.

De no hacerlo, el beneficio vencerá y serán los republicanos quienes deberán explicar por qué permitieron este aumento de impuesto a los trabajadores mientras se oponen incrementar los gravámenes para los más pudientes.