El circo: espectáculo lleno de magia e imaginación

El circo: espectáculo lleno de magia e imaginación
La joven Jenny Vidbel y uno de sus hermosos caballos.
Foto: Fotos Cortesia

Nueva York – Animales adiestrados con amor junto con los acróbatas Shandong, magos y los Hermanos Cortés, forman parte de la edición número 34 del ‘Big Apple Circus’, una institución circense en la Gran Manzana.

Bajo el nombre ‘The Big Dream’ o ‘El Gran Sueño’, el espectáculo lleno de luces creado por el famoso técnico Guy Simard, compone una maestría en iluminación y coreografía de dos horas fantásticas que entretienen a chicos y grandes en el Lincoln Center.

La carpa del circo está ubicada en la calle 62 y Broadway.

El circo que se presenta hasta el 8 de enero marca la última temporada en que el famoso payaso ‘Grandma’ (La Abuelita), interpretado por Barry Lubin, actuará en el prestigioso circo. Este personaje lleva siendo parte de este espectáculo desde el año 2000.

Bajo la coreografía de Renaud Doucet, decenas de acróbatas, magos y trapecistas se congregan bajo un sola carpa que es perfecta para el deleite de los asistentes.

The Big Apple Circus tuvo sus comienzos en Manhattan hace 34 años y también se presenta en varias ciudades de la costa este de Estados Unidos.

El tema principal en esta ocasión es la imaginación. La hermosa Jenny Vidbel hace uno de los momentos más artísticos y sublimes durante la velada. Acompañada de tres hermosos caballos árabes negros que recorren el circulo de los artistas, una y otra vez.

La joven adiestradora de animales, comenzó a los 12 años, y ella los trata con una delicadeza y cariño.

Durante la función también destacan los números con cachorros, un carpincho de gran tamaño y el puerco espín hacen reír a los niños.

Otro de los actos mas cómicos está compuesto de una pareja de magos: Scott y Muriel. Ambos llevan interpretando actos de magia desde 1999, y han participado en festivales alrededor del mundo. .

El número de los trapecistas ‘Los Hermanos Cortés’, que culmina la función es quizás la parte más emocionante, ya que la ahcen en alturas y con acrobacias que muy pocas personas en el mundo pueden llevar a cabo. El dúo de los hermanos Robinson y Alexander son parte de la familia Cortés, cuarta generación de trapecistas que vuelan sobre la malla sin temor.

La pequeña Ysabella Wallenda Cortes, de apenas 10 años de edad, es parte del acto, lo que provoca grandes aplausos por su gracia y juventud. .