Se destraba el debate tributario

Legisladores republicanos alcanzan acuerdo sobre la extensión de los recortes de impuestos de nómina
Se destraba el debate tributario
El legislador republicano John Boehner anuncia en el Capitolio el acuerdo alcanzado.
Foto: AP

WASHINGTON, D.C.- Los republicanos en la Cámara de Representantes llegaron a un acuerdo para impulsar hoy un proyecto de ley aprobado en el Senado, a fin de extender los recortes de impuestos de nómina por dos meses, junto a los beneficios de desempleo.

La medida implica una reducción de 2 puntos porcentuales en el 6.2% que afiliados y empresas pagan al Seguro Social. También figura la extensión de beneficios de desempleo y evitar una disminución del 27% en los pagos de Medicare y Seguro Social a médicos.

Las estimaciones del gobierno indicaron que 160 millones de estadounidenses se verían afectados, entre ellos 25 millones de trabajadores hispanos. Esto además de 2 millones de personas que se quedarían sin sus beneficios de desempleo.

“Creo que este acuerdo ayudará a nuestra economía”, dijo el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (R-OH), con una evidente incomodidad frente a la prensa.

Una vez dada a conocer la posición republicana, el presidente Barack Obama expresó su beneplácito por haberse superado el estancamiento bipartidista, que en lo inmediato impedirá un aumento de los impuestos “a 160 millones de trabajadores” del país.

En buena medida, agregó Obama, es lo que se requiere hacer “para el fortalecimiento de nuestras familias”, además de ayudar a que “nuestra economía crezca” y, asimimso, “crear nuevos empleos”.

La semana pasada, luego de diversas negociaciones, la Cámara Baja rechazó la medida por 229 votos contra 193. Diversos analistas interpretaron la reacción de Boehner como un espaldarazo al ala más conservadora de legisladores republicanos.

“Algunas veces es duro hacer lo correcto y algunas veces es políticamente difícil. Estábamos acá luchando por lo que era mejor. Puede no haber sido la mejor decisión política, pero lo hicimos”, aseguró el presidente de la Cámara de Representantes.

“Las extensiones de corto plazo traen consecuencias a nuestra economía, crean incertidumbre para la generación de empleo”, agregó.

El nuevo acuerdo fue debatido entre las oficinas de Boehner y el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid (D-NV).

Según fuentes en el Capitolio, el plan ahora es “la elaboración de un nuevo proyecto de ley, que refleje lo que ya se aprobó en el Senado, pero con un nuevo lenguaje, que permita más protecciones para los pequeños negocios, respecto a los costosos requerimientos que implican los nuevos reportes asociados con la medida aprobada en la Cámara Alta”.

Reid se comprometió a designar a los senadores que participarán en el proceso de conferencia, para negociar la extensión de los recortes de impuestos de nómina por un año.

“Dos meses no es mucho tiempo, y espero que los negociadores trabajen rápidamente para forjar un acuerdo que extienda por un año estos programas tan vitales”, declaró el líder de la mayoría en el Senado.

“La solución propuesta por la Cámara de Representantes permitirá a los empleadores procesar y retener los impuestos de nómina bajo la misma estructura de contabilidad vigente, para evitar los costos de nuevas actualizaciones”, declaró la oficina de Boehner.

“Aunque esta extensión de dos meses todavía se queda corta en proveer a los estadounidenses con la solución necesaria, asegurará que los trabajadores reciban alivio tributario lo antes posible”, agregaron.

Esta es la primera vez que Boehner da su brazo a torcer de manera tan pública. A nivel político, se convierte sin duda en una gran victoria para los demócratas, que bombardearon a los legisladores republicanos hasta el cansancio.

Según la Casa Blanca, en ausencia de un acuerdo, una familia típica en Estados Unidos, con un ingreso promedio de 50 mil dólares al año, vería una disminución de 40 dólares en cada cheque de pago.

“La única razón por la que no está en mi escritorio es porque una facción del partido republicano se ha refutado al compromiso”, dijo ayer el presidente Barack Obama.

“Quizás algunos miembros de la Cámara no piensan que 40 dólares es mucho dinero. Pero quienes estrechan el presupuesto lo saben. Es por eso que decidimos involucrar sus voces en este debate. Esto no es un concurso entre políticos”, agregó.

Rodeado de 16 personas provenientes de diversos puntos del país, el mandatario describió diversos ejemplos, de lo que significan 40 dólares para las familias estadounidenses. Hasta el momento la Casa Blanca ha recibido más de 30 mil comentarios del público al respecto.

Es probable que el nuevo proyecto de ley sea aprobado hoy, por consentimiento unánime, después de las 10:00 a.m. en la Cámara de Representantes. Solo se requerirá unos cuantos legisladores en el pleno para conseguirlo. Luego en el Senado se repetirá el mismo proceso.