Tras los fuertes vientos de Santa Ana, llega la calma

Los bomberos continúan limpiando brasas que puedan volar para evitar más incendios

ASSOCIATED PRESS.- La fuerza con que los vientos de Santa Ana llegaron a volcar camiones, derribar árboles y producir incendios esta semana, comenzó a amainar ayer y los meteorólogos predijeron más bien calma para el fin de semana de Navidad.

Aunque ayer por la mañana se produjeron ráfagas de viento en algunas áreas, hubo calma en otras. Las advertencias de fuertes vientos y ráfagas de 65 mph en las montañas, valles y zonas costeras expiraron ayer por la tarde. En el centro de California siguen los anuncios de heladas para mañana por la mañana debido a las bajas temperaturas de la noche.

Los vientos de ayer, de 70 millas por hora o más, llegaron a derribar líneas eléctricas, árboles y camiones, pero no produjeron grandes daños como los que sufrió el sur de California durante la tormenta de viento con fuerza de huracán del mes pasado.

Los fuertes vientos avivaron un pequeño incendio en la zona rural del condado de Ventura. El incendio de ayer que abarcó 45 acres, cerca de Santa Paula, quemó algunos árboles de aguacate, pero ninguna casa fue amenazada. En la madrugada de ayer, el fuego estaba contenido 95 %, dijo el capitán de bomberos del condado, Ron Oatman.

Un bombero recibió una lesión en la pierna de menor importancia cuando trataba de apagar el fuego. Los bomberos seguían ocupados hoy apagando cada chispa que el viento pudiese volar.

“Hasta que esté limpio por completo, las brasas aún puede volar”, dijo Oatman. “Vamos a tratar [ el incendio] como si fuera pleno verano.”

Ayer, en el norte de California, los vientos avivaron dos incendios forestales de invierno, poco comunes en la Sierra Nevada, y un incendio que quemó cuatro edificios cerca de la histórica Plaza de San Francisco Alamo, incluyendo un edificio de apartamentos. El fuego desplazó a decenas de personas y causó varios heridos leves.