Resumen Cine 2011: Crisis sin respuestas

Taquilla de 2011 es la peor desde 1995 y los filmes no convencieron
Sigue a El Diario NY en Facebook
Resumen Cine 2011: Crisis sin respuestas
'Harry Potter and the Deathly Hallows - Part II' fue el filme más taquillero de 2011.
Foto: Warner Bros.

Confirmado. Por si acaso alguien necesitaba que se contabilizaran las recaudaciones del fin de semana de Navidad para dejar sentado que 2011 ha sido uno de los peores años para la taquilla, los estrenos de The Girl with the Dragon Tattoo o The Adventures of Tintin dejaron claro que ni cineastas taquilleros como David Fincher (Seven) o Steven Spielberg (Jurassic Park, War of the Worlds) lograron salvar la papeleta.

Según informó Associated Press, el año terminará para los estudios de Hollywood con una suma total de 10,100 billones en el mercado nacional, un 4.5% menos que en 2010.

En cuanto a boletos, se habrán vendido 1,270 millones, un 5.3% menos que el año previo y la peor cifra desde 1995.

Quién sabe cuáles son los motivos: la piratería podría ser uno, como le sucedió a la industria de la música (los títulos más pirateados fueron Fast Five, Hangover II y Thor, según TorrentFreak).

Pero tampoco cabe dejar de lado que el demográfico más importante para el cine, el de adolescentes, ve más cine que nunca, y juega a video juegos también como nunca antes, en aparatos portátiles, dejando de la lado las salas de cine y, también, la adquisición de DVDs o

Blu-rays, un sector de la industria cinematográfica también afectado por la crisis en 2011.

Además de la crisis en el sector, 2011 trajo sorpresas -la victoria de The King’s Speech por encima de The Social Network, por ejemplo, en la entrega de los Oscar de la Academia-, decepciones —Cars 2, de los hasta ahora imbatibles estudios de animación Pixar quedaron relegados en taquilla y entre la crítica- e historias previsibles, como la eterna disyuntiva de qué hacer con el cine en español en EEUU, dados los mediocres resultados en taquilla de la mayoría de cintas en este idioma.

Por ejemplo, el filme que más dinero recaudó fue Biutiful, de Alejandro González Iñárritu, que se benefició de nominaciones de los Oscar (ingresó 5.1 millones de dólares, una cantidad muy alejada de los 20 millones que costó), seguido de la comedia From Prada to Nada (tres millones) y el drama psicológico de Pedro Almodóvar La piel que habito (2.9 millones).

Apuestas como A Better Life o Saving Private Pérez, con solo 1.7 y 1.4 millones, dejaron claro que el cine latino en EEUU no goza de una buena acogida por parte de las audiencias que hablan español, a diferencia, por ejemplo, de las producciones para el mercado afroamericano: Tyler Perry’s Madea’s Big Family Reunion sumó 53.3 millones de dólares.

Se ha dicho varias veces: el mercado latino en el país está fragmentado en distintas nacionalidades y procedencias, por lo que los gustos son distintos entre, por ejemplo, el público de origen mexicano y el puertorriqueño.

Aunque también habría que preguntarse si las campañas de promoción son las adecuadas o si, en definitiva, las audiencias latinas simplemente están integradas en el mercado anglosajón y no desean nada más que el mismo cine en habla inglesa que triunfa habitualmente en las salas.

Por lo que respecta a las cifras, nueve de los diez largometrajes más taquilleros fueron secuelas o remakes: encabezó la lista Harry Potter and the Deathly Hallows — Part 2, con 381 millones de dólares, seguido de Transformers: Dark of the Moon, The Twilight Saga: Breaking Dawn — Part 1, The Hangover Part II, Pirates of the Caribbean: On Stranger Tides, Fast Five, Cars 2 y, en décima posición, Rise of the Planet of the Apes (en la novena apareció Thor, inspirada en un cómic y, aunque no una continuación, tampoco una idea original para cine).

¿Qué conclusión se puede extraer? Pues que los argumentos originales escasean (en 2010 al menos sí se pudo disfrutar de Inception entre los filmes más vistos), y los espectadores parecen preferir lo conocido que lo que hay por descubrir.

Además, las tres dimensiones no parece que ya decidan el triunfo o fracaso de una cinta -ni tampoco reaniman la alicaída taquilla-, salvo casos muy concretos como la reposición de The Lion King (que amasó unos extraordinarios 94.2 millones) o filmes como Mission: Impossible — Ghost Protocol o Transformers: Dark of the Moon.

Decidir qué es lo mejor y peor del año es una tarea de lo más subjetiva: no solo porque depende del gusto personal de cada uno, sino porque, además, no todo el mundo es capaz de verlo todo.

Así, desde mi posición como crítico de La Opinión e Impre.com, esta es la lista de lo más interesante y lo más ofensivo que he tenido ocasión de visionar a lo largo del año que está a punto de terminar.

Lo mejor (por orden de la primera a la décima): The Tree of Life, War Horse, The Descendants, X-Men: First Class, Extremely Loud and Incredibly Close, The Adventures of Tintin, Drive, 50/50, We Were Here y The Muppets, con menciones especiales para Harry Potter and the Deathly Hallows: Part II, Rise of the Planet of the Apes y The Girl with the Dragon Tattoo.

Lo peor (sin orden especial): Bridesmaids, Paul, Attack the Block, Sanctum y Sherlock Holmes: A Game of Shadows.