Prueba de fuego para los Knicks

El equipo va contra el Golden State esta noche y el jueves versus Lakers, para terminar este primer recorrido en Sacramento, el sábado 31 .
Prueba de fuego para los Knicks
Los Knicks, de la mano de Carmelo Anthony, esperan seguir consiguiendo buenos resultados en este comienzo de temporada en la NBA.
Foto: Andrew Gombert / EFE

NUEVA YORK – La prueba más dura comienza ahora para los Knicks. Desde hoy el conjunto del Madison Square Garden se traslada a los predios del oeste, donde le esperan los Warriors, Lakers y Sacramento.

Si contra los Celtics de Boston, equipo que jugó en Navidad en el Garden sin su as Paul Pierce y cayó 106-104, Nueva York se vio forzado a venir de atrás en los momentos finales, entonces ahora hay que ver cómo le va con varios lesionados en su plantel.

Sin lugar a duda, Carmelo Anthony salvó ese día. El alero estrella vino del banco con cuatro faltas personales para sacar del hoyo a un quinteto que se veía caer poco a poco con la soga al cuello.

Anthony en esa ocasión logró 17 puntos -de su total de 37 en todo el trayecto- durante un agónico despertar tras estar por debajo por 10 puntos.

“Realmente no tengo nada que enseñar, sólo hacer mi trabajo en este baloncesto, especialmente con los Knicks, que esperan también mejor juego de Toney (Douglas), Landry (Fields), Tyson (Chandler) y mucho más de Amar’e Stoudemire en conjunto”, dijo ‘Melo’ después del juego.

Pero, precisamente, se espera un conjunto acoplado y sano para competir, como lo declaró el coach Mike D’Antoni.

En este caso existe temor de que varios jugadores claves lesionados no puedan entrar en acción hasta los juegos finales de la temporada regular.

A Jared Jeffries, a quien generalmente Nueva York ha usado como sexto desde la banca, generalmente en defensa y ocasionalmente en la ofensiva, se le agravó una vieja lesión en su cadera y no se sabe cuándo regresa. El novato sensación Iman Shumpert también se lastimó una rodilla y se espera que no vuelva al tabloncillo por alrededor de dos meses.

Ellos se unen al recién adquirido armador Mike Bibby, con dolores en la espalda, y el veterano base Baron Davis, quien llega al grupo neoyorquino fuera de acción para más de dos meses, por problemas de hernia discal.

Los Knicks se encuentran desde este principio de temporada sumidos en la falta de algunos suplentes importantes saludables. Por este motivo están haciendo esfuerzos de último momento para reforzarse con lo que haya disponible.

Ayer adquirieron los servicios del escolta Jeremy Lin, que estaba en ‘waivers’ (disponible) tras ser dejado libre por los Rockets de Houston.

Lin, de 6-3 de estatura, tuvo promedio de 1.4 asistencias con Golden State en 29 juegos en la pasada temporada, pero los Warriors lo dejaron libre hace un mes y Houston hizo mismo, después de reclamarlo.

Se espera que Nueva York tenga que mover la coctelera con algunos cambios más adelante.

Pero lo real es que en estos momentos no se puede especular.

Rumores a voces han estado circulando con respecto a que Nate Robinson podría volver aquí.

Robinson fue cambiado a los Celtics por los Knicks en la temporada pasada, tras cuatro campañas en Nueva York.

El entrenador D’Antoni no ha dicho ni que si ni no, antes de que ayer se supiera de la adquisición de Lin.

Los Knicks van contra Golden State esta noche y el jueves versus Lakers, para terminar este primer recorrido en Sacramento, el sábado 31 .

El lunes 2 de enero vuelven los Knickerbockers al tabloncillo del Garden a recibir a los canadienses de Toronto, mientras que los Bulls de Chicago regresan a la Gran Manzana a enfrentarse, el miércoles 4 a sus rivales que barrieron en cuatro juegos del playoff pasado.