Pérez dice que cumplirá con acuerdos de paz

Pérez dice que cumplirá con acuerdos de paz
Miembros de comunidades indígenas participan en una ceremonia maya en favor del reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenas al conmemorarse el 15 aniversario de la firma de los Acuerdos de Paz.
Foto: Saul Martinez / EFE

Guatemala/EFE – El presidente electo de Guatemala, Otto Pérez Molina, aseguró ayer que durante su Gobierno, que iniciará el próximo 14 de enero, cumplirá con los acuerdos de paz suscritos el 29 de diciembre de 1996, que pusieron fin a una guerra interna de 36 años, pero que aún no han sido cumplidos.

“Vamos a reenfocar los compromisos que quince años después no se han cumplido”, dijo Pérez Molina, quien en 1996 firmó los acuerdos de paz con la antigua guerrilla izquierdista en representación del Ejército guatemalteco.

En declaraciones a periodistas, el presidente electo, un general retirado de 60 años, que en el campo de batalla y en la mesa de negociaciones de los acuerdos de paz fue uno de los principales protagonistas, reconoció que su ofrecimiento “es una tarea difícil y compleja”.

“Hay muchos compromisos que no se han cumplido. Los acuerdos que más posibilidad tenían siguen pendientes. Los acuerdos sobre Derechos de los Pueblos Indígenas, Fortalecimiento del Poder Civil y aspectos socioeconómicos son asuntos que siguen atrasados luego de 15 años”, señaló.

Lo temas pendientes de cumplir sobre esos acuerdos, aseguró, “esperamos darles un relanzamiento, con énfasis en los acuerdos y compromisos de fondo que no se han cumplido”.

Los acuerdos de paz, que fueron negociados con la mediación de las Naciones Unidas durante más de cinco años, pusieron fin a la sangrienta guerra interna que padeció Guatemala entre 1960 y 1996 y que se cobró la vida de más de 200.000 personas.

Para conmemorar la efeméride, desde primeras horas de este jueves sacerdotes y guías espirituales indígenas celebraron una ceremonia maya en el centro sagrado Kaminal Juyú, en el oeste de Ciudad de Guatemala, y luego líderes religiosos participaron en una ceremonia ecuménica en la Catedral Metropolitana.