2012: Un año de decisiones

Una reñida elección presidencial, más protestas de los indignados y el inicio de la campaña para reemplazar al Alcalde Bloomberg, son algunos de los eventos que cautivarán la atención de la Gran Manzana en los próximos doce meses

2012: Un año de decisiones
Christine Quinn, presidenta del Concejo Municipal.
Foto: Archivo / edlp

Vibras de lo que promete ser una reñida campaña presidencial se sentirán por toda Nueva York en 2012, aunque no tan fuerte como en el resto del país. A pesar de ser una zona fuertemente demócrata, se espera que el nominado republicano y el presidente Obama pasen por la ciudad varias veces antes de noviembre reuniéndose con gremios y recolectando fondos para sus costosas campañas –especialmente el último que si en 2008 corrió con la bandera de la esperanza y el cambio (hope and change), este año tendrá que lidiar con una base más bien ‘hopeless and changed’. Y con los candidatos de visita de vez en cuando, prepárese para trancones de tráfico de esos bien presidenciales.

Lo que sí se sentirá con gran fuerza en Nueva York serán los pasos fuertes de más de uno que quiere reemplazar al alcalde Bloomberg en noviembre de… 2013.

Así es, la carrera por la jefatura del ayuntamiento ganó titulares durante 2011 y promete explotar en 2012 con más candidatos queriendo entrar al cuadrilatero. Aunque ya varios han expresado interés, hasta ahora sólo Bill Thompson –el excontralor de la ciudad que trató de desbancar al alcalde en 2009 y perdió por pocos puntos- y el empresario de medios Tom Allon han comenzado a hacer campaña por la tolda demócrata. Se espera que otros pesos pesados demócratas, entre ellos la presidenta del Concejo Christine Quinn, el defensor del pueblo Bill de Blasio, y el presidente de Manhattan Scott Stringer, anuncien sus campañas en la segunda mitad de 2012. El año nuevo también aclarará si el actual contralor de la ciudad John Liu logrará superar los escándalos que enlodaron su imagen en 2011, y entrar a la contienda. Pero el protagonismo que han logrado estos demócratas podría mermar en 2012 cuando se espera entren aspirantes republicanos o independientes –para enturbiar la esperanza demócrata de recuperar la alcaldía después de 20 años de control republicano (o independiente, depende de cómo juzgue a Bloomberg). Las posibilidades son amplias y, por lo que se puede ver desde la postrimería de este año, pueden ir desde el comisionado del NYPD Ray Kelly hasta el actor Alec Baldwin, o un multimillonario sin identificar dispuesto a persuadir impredecible voto neoyorquino al estilo Bloomberg.

Y aquí hay que hacer un aparte para enfatizar que aunque hasta ahora ningún hispano ha expresado interés en correr para alcalde en 2013, no se descarta que un latino entre a la contienda el año que viene. Por ahora los nombres más sonados son los de dos boricuas del condado de la salsa: el Presidente de El Bronx, Rubén Díaz, Jr., y el expresidente del mismo condado y ahora parte de la administración Obama, Adolfo Carrión.

En 2012 la legislatura estatal finalmente decidirá quién se queda con qué pedazo de la torta en la distribución electoral. Esto es porque los mapas de distritos electorales son ajustados cada 10 años para reflejar cambios demográficos. Un grupo de trabajo estatal anunciará a principios de año sus recomendaciones para distritos legislativos congresionales y estatales. A nivel de congreso, el estado perderá dos escaños –uno fuera de la ciudad y uno en la ciudad. A nivel estatal, los distritos serán ampliados para incluir a más personas. Cada asambleísta ahora representará a 6,510 personas más y cada senador a 11,167 personas más de los que representan ahora. Y el senado adquirirá un puesto adicional. Aunque el diseño de redistribución es supuestamente independiente, el proceso es terriblemente político. No es una exageración decir que la redistribución cambiará los planes para más de un aspirante y funcionario político.

El año entrante también podría ser decisivo para propuestas legislativas como la DREAM Act estatal, la cual daría a cientos de indocumentados que se gradúan de secundarias en la ciudad cada año la oportunidad de obtener ayuda financiera estatal para cursar estudios universitarios. La legislatura estatal tiene dos propuestas legislativas que tocan este asunto (una del asambleista Guillermo Linares y el senador Bill Perkins; y otra del senador Francisco Moya). También tienen una solicitud formal de las autoridades educativas del estado para que extiendan la ayuda financiera a este grupo de estudiantes. Falta ver si el gobernador y ambas cámaras le dan prioridad en la sesión que comienza esta semana. El año 2012 también será decisivo para una propuesta legislativa municipal que instauraría el llamado “living wage”, un salario mínimo un poco por encima del federal para quienes trabajen para empresas que reciban cierto nivel de subsidio gubernamental. La propuesta ya tiene el respaldo de suficientes concejales para ser aprobada por ese cuerpo, pero necesita el visto bueno de la presidenta del Concejo Christine Quinn para ir a votación. De ser aprobada por el Concejo, se espera que el Alcalde la vete y el Concejo anule ese veto y la apruebe sin su autorización.

Sus organizadores han augurado un año lleno de protestas y creativas manifestaciones, pero falta ver qué tan popular se mantiene el llamado grupo del 99% en 2012. Sin ‘headquarters’ en Nueva York, pero aún con la simpatía de muchos, Occupy Wall Street podría jugar un rol importante durante las presidenciales del año próximo, aunque no está completamente claro a cuál candidato favorecería, o si lograrán algún efecto concreto en la política pública. No es descabellado pensar que sí, después de todo, aquí en Nueva York los gritos de los indignados de Wall Street pusieron presión para que el gobernador de Nueva York a cambiará en último minuto su postura con respecto a la carga impositiva para las personas que ganan más.