Mentiras para los perfectos idiotas latinoamericanos

La idiotez perfecta de los latinoamericanos, ya descrita por Alvaro Vargas Llosa y Alberto Montaner en su descriptivo libro, está presente como nunca antes. Tal parece que los latinoamericanos no aprendieron nada del mismo, pues a pesar de ser publi- cado en español y, a pesar de la “alta alfabetización” en Cuba, Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia, y el resto de los países de este continente de habla española con sus centenares de dialec- tos, al final no saben hablar español.

Son títeres idiotas que le hacen eco a las payasadas de Hugo Chávez. Fidel Castro, su padre y mentor explotador, está chupándole el petróleo del pueblo venezolano: 100,000 barriles diarios; como le chupó el petroleo a los inteligentes comunistas soviéticos durante 30 años a razón de unos 8 millones de toneladas de petróleo al año.

Es lógico y veraz que Castro diga que la CIA le ha hecho 638 atentados y los idiotas lo inscriban como un record.

Castro se sonríe de la idiotez latinoamericana al creer el número de atentados contra su vida. Hugo Chávez se lo cree y a su vez lanza sembrando el germen malevolente de la gatica de María Ramos, de tirar la piedra y esconder la mano.

Cuando Chávez en su idiotez le dice a los idiotas “que no tiene pruebas pero que el cáncer de varios presidentes en Latinoamérica pueden ser maniobras de los americanos y la CIA”. Sería como decir que las enfermedades del corazón de Cheney, ex-vicepresidente en el gobierno de Bush al que tanto odian estos idiotas, pudiera ser un arma secreta de Castro con los adelantos tecno-biológicos de Cuba.

Si la CIA durante 53 años cada mes hizo y fracasó un atentado a Castro, ¡que ineficientes son los presidentes de Norteamérica que no han disuelto la CIA! Y que ineficientes son los servicios de seguridad de los países izquierdistas de Latinoamérica que al primer atentado los contagian de cáncer a pesar del asesoramiento a ellos de la seguridad cubana.

Es deber aclarar que Fidel Castro es hijo de padre español, y, por si acaso, con la Ley de Memoria Histórica promulgada en el gobierno del socialista Zapatero el cual recientemente recibió a través del voto una derrota aplastante, se hizo ciudadano español. No se puede confiar en la madre patria pues tanto Franco, dictador de derecha, como todos los presidentes de izquierda, y Arnaz de derecha, han negociado y apoyado al tirano Castro durante 53 años, pues Fidel Castro como hijo de ciudadano español y él mismo ciudadano español odian a los Estados Unidos de Norteamérica porque este país le puso fin al imperio colonial español al derrotarlos en 1898 en la guerra española-cubano-americana.

Decimos como Hugo Chávez, no hay pruebas pero sí sucesos sospechosos de que a Fidel le han hecho 638 atentados por la CIA americana y han fracasado. Y a estos presidentes izquierdistas, protegidos por la gran experiencia de la seguridad cubana, al primer atentado o al segundo ya tienen cáncer. Esto da que pensar. Fidel Castro, español de pura cepa, está convencido de que somos los perfectos idiotas latinoamericanos.