Sin un amplio favorito en playoffs

Aún con sus impresionantes marcas, Green Bay, Nueva Inglaterra, San Francisco y Nueva Orleáns no lucen como amplios favoritos

Sin un amplio favorito en playoffs
El ala cerrada Rob Gronkowski, una de las principales armas ofensivas de los Patriotas de New England.
Foto: Elise Amendola / ap

NUEVA YORK/AP – Aún con sus impresionantes marcas, Green Bay, Nueva Inglaterra, San Francisco y Nueva Orleáns no lucen como amplios favoritos en los playoffs de la NFL.

La manera en que los Packers (15-1) arrasaron en la temporada regular, sería arriesgado creer que este año no repetirían como campeones del Super Bowl, aunque todavía aspectos por mejorar para vencer y convencer en la etapa decisiva de la liga.

Y como los Steelers, Giants y Packers han demostrado en los últimos años que llegar a la postemporada con el comodín no es una carga abrumadora, entonces no hay que descartar del todo a Pittsburgh, Cincinnati, Detroit o Atlanta.

Nueva Inglaterra, el principal preclasificado en la Conferencia Americana con una foja de 13-3, y Nueva Orleáns (13-3) -3ro en la Conferencia Nacional- no han perdido en la segunda parte del programa de partidos. Al igual que Green Bay (15-1), los Patriots y los Saints tienen en ocasiones imparables equipos ofensivos dirigidos por quarterback magníficos que son favorecidos por un grupo efectivo y peligroso de receptores.

Los tres tienen también defensivas que a menudo necesitan de los buenos brazos de Aaron Rodgers, Drew Brees y Tom Brady para llevarse la victoria. Esa es una manera complicada de prosperar en la postemporada, sobre todo cuando se juega contra defensivas intensas y versátiles como las que poseen los 49ers, los Ravens y los Texans.

Con el apoyo de Brees y sus actuaciones con marcas, los Saints superaron a ocho adversarios en casa, pero si logran domar a los Lions el sábado en el Superdome podrán viajar a San Francisco. Y es posible que al potencialmente gélido estadio Lambeau Field si consiguen dejar atrás a los formidables 49ers.

Bueno, siempre y cuando los Giants (9-7) no empiecen a levantar el vuelo como en el 2007.

Eran ese año el quinto preclasificado, pero terminaron la temporada regular con una derrota reñida ante Nueva Inglaterra. Luego, eliminaron a los campeones divisionales Tampa Bay, Dallas y Green Bay para luego humillar a los Patriots y llevarse el campeonato.