Siria acusa a EEUU de instigar la violencia

Siria acusa a EEUU de instigar la violencia
Imagen facilitada por la agencia siria de noticias SANA de los observadores de la Liga Árabe llegan al hospital nacional de Daraa, al sur de Siria.
Foto: efe

Damasco/EFE – El régimen sirio acusó ayer a EEUU de interferir en la misión de observadores de la Liga Árabe desplegada en el país y de instigar a la violencia.

En un comunicado, el portavoz del Ministerio de Exteriores sirio, Yihad Maqdesi, afirmó que las recientes declaraciones de responsables estadounidenses sobre que Damasco no cumple con el protocolo de la Liga Árabe son “una injerencia en el trabajo” de la delegación árabe.

Maqdesi aludió a las acusaciones efectuadas ayer por la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Victoria Nuland, de que el régimen sirio está “lejos de satisfacer los estándares a los que se comprometió”, ya que la violencia por parte del Gobierno continúa.

El responsable sirio aseguró en la nota, difundida por la agencia oficial de noticias Sana, que las declaraciones de Nuland son una intento de “internacionalizar” la crisis que vive el país.

Para Maqdesi, esta postura estadounidense es “conocida y daña el trabajo de la misión árabe antes de que esta publique su primer informe” sobre la situación en Siria.

“Siria no tiene que rendir cuentas a EEUU sobre su cumplimiento del protocolo (árabe) del que Estados Unidos ni siquiera forma parte”, indicó Maqdesi, quien subrayó que esto son “intentos de instigar a la violencia”.

Estas acusaciones se producen en respuesta a las declaraciones de Nuland y también un día después de que la Casa Blanca abogara por aumentar la presión sobre el régimen de Bachar Al Asad, incluso con la actuación del Consejo de Seguridad de la ONU.

Según dijo en rueda de prensa el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, “mientras el fuego de francotiradores, la tortura y el asesinato continúan en Siria, queda claro que los requisitos de protocolo de la Liga Árabe no se han cumplido”.

La organización panárabe envió el pasado 26 diciembre una misión a Siria para verificar sobre el terreno el cumplimiento de su iniciativa para poner fin a la crisis, mientras que los grupos opositores critican que la represión continúa y solo hoy ha dejado una decena de muertos.