Dejen de tomar huellas a los hambrientos

Dejen de tomar huellas a los hambrientos

El alcalde Michael Bloomberg debe inmediatamente retirar la política de la ciudad de tomar las huellas digitales de las personas que solicitan cupones de alimentos.

Esta mala política -que sólo existe en la ciudad de Nueva York y el estado de Arizona- ha sido duramente criticada por activistas que luchan contra el hambre, así como funcionarios electos, incluyendo al presidente Barack Obama, desde su introducción como una medida para evitar que se cometa fraude en el proceso de solicitud.

El martes el gobernador Andrew Cuomo se comprometió a usar su poder como autoridad estatal para eliminar ese requisito. Si embargo, un desafiante Bloomberg dijo ayer que tratará de persuadir al Ejecutivo para que la medida se mantenga. “No existe ningún estigma asociado por la toma de huellas dactilares”, dijo el alcalde, según se reportó, a pesar de que es conocido que la toma de huellas siempre se asocia a la criminalidad.

Contrariamente a las aseveraciones fuera de tono del alcalde, quienes trabajan con la gente pobre han reportado que la toma de huellas desalienta a quienes se han quedado sin trabajo y no tienen para comer a pedir la ayuda alimentaria. Cerca de 30,000 personas elegibles para recibir cupones de alimentos no se inscriben en el programa por la pérdida de tiempo que esto acarrea y por lo vergonzoso que resulta tomarse las huellas.

Pero el problema no sólo radica en el hecho de que la gente pobre sea objeto de tanto escrutinio. En su años de implementación, el alcalde no ha podido documentar el éxito del programa de huellas como mecanismo para reducir el fraude. De hecho, en una reciente audiencia del Concejo Municipal, el comisionado de recursos humanos Robert Doar no supo explicar la efectividad de esta política.

Molesta por este programa, la presidenta del Concejo Municipal Christine Quinn -por lo general una aliada de Bloomberg- sometió una legislación que exige a la ciudad reportar cada caso de fraude que se detecte cuando se aplica el sistema de huellas.

Con el índice de desempleo y pobreza en aumento, Bloomberg debería voluntariamente poner fin a este requisito que desanima a personas hambrientas a obtener asistencia alimentaria -en lugar de hacer esperar a todo el mundo hasta que el gobernador Cuomo venga a deshacer su errada política.