New Hampshire es un hueso duro de roer

Precandidatos republicanos están viajando de pueblo en pueblo
New Hampshire es un hueso duro de roer
Un pequeño contingente de activistas de Occupy, aparecían en cada evento de candidatos sin hacer demasiado ruido.
Foto: Pilar Marrero / La Opinión

BOW, New Hampshire.- Los votantes en New Hampshire son huesos duros de roer, por eso los precandidatos presidenciales republicanos están viajando de pueblo en pueblo, hablando cara a cara con muchos de ellos en un formato único en el mundo político: el “town hall” de New England.

El jueves, faltando apenas 5 días para las primarias del estado, varios de los pre candidatos realizaron un total de 7 de estas reuniones, en las que un grupo relativamente reducido de votantes de un pueblo o ciudad, se reunen en un local y tienen la oportunidad de preguntar y hasta dialogar con el candidato.

Es lo que hace a New Hampshire, un estado relativamente pequeño y uno de los dos primeros estados del país en celebrar elecciones primarias, un lugar especial y diferente a otros estados, donde los candidatos apenas tienen contacto directo con la gente y las campañas se realizan más en los medios masivos.

Newt Gingrich, el ex Presidente de la Cámara de Representantes, sostuvo ayer 4 de estos eventos en diversos rincones de este pequeño estado; el ex senador de Pensilvania Rick Santorum realizó dos reuniones con votantes; y John Huntsman, el ex gobernador de Utah, ha tenido numerosos eventos de este tipo en las últimas semanas y ayer realizó uno en la ciudad costeña de Newport.

En Littleton, un pueblo en el norte de New Hampshire, un votante dijo a Newt Gingrich, el candidato que ha realizado más este tipo de encuentros – y menos comerciales de TV por falta de fondos- que la propaganda en su contra realizada por televisión ha tenido su efecto.

“Se más de su vida personal y de su asesoría de Freddie Mac que de sus ideas”, dijo Sam Greenlaw, de 74 años. “Usted debería de hacer muchos más de estos eventos”.

Un grupo independiente que apoya a Mitt Romney y la campaña de Ron Paul han llevado a cabo una avalancha de comerciales negativos sobre Gingrich para detener su avance en las preferencias y al parecer lo lograron. Gingrich fue cuarto en Iowa y está en un lejano tercer lugar en New Hampshire, según la encuesta Suffolk University/7 News.

El “town hall” se presta para el tipo de intercambio que los votantes tuvieron ayer con Rick Santorum en Northfield, un pequeño pueblo cercano a la capital Concord.

Renee Paradis llegó muy interesada a escuchar a Santorum. Sobretodo, quería saber qué podría hacer él como Presidente para eliminar la ley “Obamacare”, que es como los críticos llaman a la Ley de Reforma de Salud aprobada en 2010 y para resolver otros problemas del país.

“Quiero saber qué puede hacer específicamente como presidente, porque esto no es una dictadura, él tiene que convencer al Congreso”, dijo Paradis, quien aclaró en una charla que “aquí nos tomamos muy en serio nuestro eslogan del estado, vivir libre o morir”.

Paradis preguntó y Santorum respondió, indicando que en el caso de “Obamacare”, se dedicaría a eliminar los reglamentos y a quitarle los fondos que estuvieran en sus manos para “anular esencialmente su existencia”.

La mujer dijo que estaba satisfecha “solo a medias”. “Me hubiera gustado más detalle”, dijo.

Otros candidatos se mantuvieron lejos de New Hampshire, por diferentes razones, el día de ayer. Rick Perry, quien quedó en uno de los últimos lugares en Iowa, regresó a Texas a “reflexionar” y luego indicó que iría a competir en Carolina del Sur. Aquí en New Hampshire están sus letreros por todos lados, pero ni rastro del candidato.

Mitt Romney pasó el día ayer en Carolina del Sur, cuya primaria se celebra el día 21. Romney está muy aventajado en las encuestas de New Hampshire, tanto que muchos lo consideran el favorito inminente.

A pesar de ello, el senador de Arizona John McCain, quien fue candidato a presidente en 2008 y perdió ante Barack Obama, y ahora apoya a Mitt Romney, atacó a Santorum indicando que cuando era senador, había usado los llamados “earmarks” para separar fondos para su estado, algo a lo que McCain se opone.

“Yo creo que esa separación de fondos es la entrada a la corrupción. El Senador apoyaba ese sistema y lo usó tantas veces como pudo. Siempre tuvimos esa diferencia cuando él estaba en el senado, aunque yo siempre lo he respetado”, dijo McCain de Santorum ayer.

John Huntsman, el ex gobernador de Utah, ha dedicado mucho tiempo a cortejar a los votantes de New Hampshire y ayer, en uno de sus varios eventos por la zona costera del estado, declaró que le faltaba “tiempo” para convertirse en el “David que le ganó a Goliath”.

Huntsman no ha levantado en las encuestas, acaparando apenas el 7% del interés en New Hampshire, a pesar de haber esquivado Iowa para concentrar sus esfuerzos aquí.

El congresista de Texas Ron Paul, quien llegó tercero en Iowa, tomó ayer un día de descanso, pero pasará viernes y sábado en New Hampshire, realizando numerosos eventos y foros como los ya descritos.