Reflejos dorados

Reflejos dorados
Foto: Agencia Reforma

El año termina lleno de vestidos y accesorios de oro, como sacados de un cuento de hadas. Expertos consideran que frente a la crisis, lo habitual es mostrar lujo y ostentación, razón por la que se propone vestirse en gamas que recuerdan los tesoros más preciados.

El dorado es uno de los tonos clave, incluso estará presente todo el 2012.

“Un minivestido brillante significa esperanza y alegría”, afirma la diseñadora Stella McCartney, quien ha hecho del color oro su bandera para la temporada invernal.

Moschino lo sugiere en faldas o blusas confeccionadas en telas plastificadas, mientras que Balmain lo retoma en pantalones piratas, chamarras, chalecos y sacos.

Calvin Klein, en su minimalismo usual, opta por diseños en cortes rectos y vestidos de fiesta con o sin mangas coordinados con sandalias a juego.

Nina Ricci propone conjuntos en lamé con influencia masculina, mientras que Céline apuesta por siluetas asimÈtricas con toques de los años 60.

Comme des GarÁons lleva la moda más allá con vestidos desestructurados y cortes caprichosos que la firma combina con botas industriales para aÒadir un toque moderno.

Vivienne Westwood recurre al “oro líquido” para espectaculares creaciones que parecen salidas del famoso Studio 54 de Nueva York.

La tendencia también se propone para el día, ya que hay muchos boleros, sacos, blusas, minifaldas y cinturones para combinar con los jeans de toda la vida.

Como complemento, nada como los grandes collares, los aretes de candelero y los brazaletes “chunky”, asé como varios anillos en una sola mano.

No tenga ningún reparo en brillar, recuerda que usted es la estrella de la última noche del año.

El maquillaje

Tanto en párpados como en labios y rostro, los polvos metálicos dorados marcan la diferencia. Experimente y juegue con tonos m·s sobrios hasta lograr el efecto deseado.

Lo mejor

Combine el color oro con blanco o negro. Si es más audaz, nada como usarlo con otros metálicos, como el plata y el bronce.