Romney parece confiado de su triunfo en New Hampshire

Romney parece confiado de su triunfo en New Hampshire
Mitt Romney
Foto: EFE

Northfield, NH – Los precandidatos republicanos que sobrevivieron las asambleas de Iowa ya están en New Hampshire recorriendo este frio estado del noreste cuyo eslogan, orgulloso, es “Vivir libre o morir”.

En Northfield, un pueblito a 17 millas de la capital del estado, Condord, Rick Santorum respondió durante casi dos horas a las preguntas de un nutrido grupo de republicanos en el local de una vieja empresa de ferrocarriles de la zona.

“Vengo a invitarlos a que, como primer estado con elecciones, hagan lo que siempre han hecho y muestren el camino”, dijo Santorum después de estrechar la mano de casi todos los presentes, unas 200 personas. “Quiero que voten con convicción y no hagan caso de las encuestas”.

Antes de Iowa, Santorum estaba entre los pre candidatos menos favorecidos por las encuestas, pero el exsenador llegó de segundo y a ocho votos de Mitt Romney en Iowa. Al día siguiente de las asambleas, recabó 1 millón de dólares en donaciones, pero esta figura palidece ante los 32 millones que tiene Mitt Romney, el exgobernador de Massachussets, en su tesoro de campaña.

Romney también va adelantado en las encuestas y a estas alturas, parece confiado de su triunfo en New Hampshire el próximo martes. Tanto que jueves y viernes dedicará su tiempo a hacer campaña en Carolina del Sur y no aquí en New Hampshire, que vota el 10 de enero.

El ex gobernador tiene un comercial de radio de tono positivo aquí en New Hampshire en el que habla del “optimismo americano”.

Por su parte, el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich está pasando el día de pueblo en pueblo, en reuniones con votantes en diversos rincones de New Hampshire. Tan sólo hoy, está llevando a cabo cuatro de esos eventos. Gingrich no ha recabado mucho dinero y no tiene tantos recursos para campaña o comerciales.

Por el momento, el objetivo de Gingrich parece ser hacer todo lo posible para que Romney no sea el nominado. Hoy, su campaña envió a los votantes un mensaje en el que señalaba que “se trata de elegir entre un líder conservador y atrevido como Newt Gingrich cuyo plan de crear empleos ha sido elogiado por el Wall Street Journal, o un moderado tímido de Massachusetts cuyo plan ha sido comparado a la política fallida de Obama”.

Entretanto, los votantes de New Hampshire no dan por sentado su papel como el primer estado en tener elecciones –después de Iowa, que tiene asambleas- en el proceso primario. Renee Paradis, una residente del lugar, llegó justo antes que Santorum y se dispuso a escuchar al candidato.

“Mi objetivo es ver a los cinco candidatos”, dijo Paradis, refiriéndose a los cinco que quedan o que están haciendo campaña aquí. Eso excluye a Rick Perry, que pasó directo de Iowa hacia Carolina del Sur, sin mucha actividad en New Hampshire. “La verdad no estoy decidida, quiero un gobierno más pequeño y con menos influencia en mi vida. Y soy pro vida”.

Jon Huntsman, el exgobernador de Utah que se mantuvo al margen de las asambleas de Iowa, también está aquí en New Hampshire y ha estado aquí por meses, tratando de llevar la ventaja en un estado que no tiene tanta influencia de la religión como Iowa y los votantes suelen ser más del tipo de conservador moderado y pragmático.

Huntsman sostendrá una reunión con votantes hoy en la noche en el pueblo costeño de Newport.

Ron Paul, el libertario que llegó en tercer lugar en Iowa regresa a New Hampshire el viernes y permanece aquí el fin de semana, está sosteniendo también varios foros públicos.