Fernández evoluciona sin complicaciones

Fernández evoluciona sin complicaciones
La presidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner habla con el vicepresidente Amado Boudou antes de su ingreso al hospital.
Foto: / LEO LA VALLE / EFE

Buenos Aires/EFE – La presidenta argentina, Cristina Fernández, evoluciona “sin complicaciones” tras su operación de cáncer de tiroides, se alimenta adecuadamente y recibirá el alta “dentro de las 24 horas”, según el último informe médico difundido ayer.

La mandataria, quien se recupera de una tiroidectomía por un carcinoma papilar, ha descansado bien durante la noche, con controles clínicos y de laboratorio “normales” y se le han retirado “las vías endovenosas y los drenajes”, destacó el parte médico leído por el portavoz presidencial, Alfredo Scoccimarro.

El helicóptero presidencial que condujo a Fernández al hospital Austral el pasado miércoles permanece en los terrenos del centro sanitario, que continúa blindado con un fuerte operativo de seguridad.

La Casa Rosada no ha aclarado si, tras abandonar el sanatorio, Fernández regresará a la residencia oficial de Olivos, en las afueras de Buenos Aires, y viajará después a su casa de la villa turística de El Calafate, en la provincia sureña de Santa Cruz, para descansar hasta que concluya su licencia, el 24 de enero.

Como ha ocurrido en los dos últimos días, las buenas noticias sobre la evolución de la presidenta desataron aplausos y ovaciones entre los militantes kirchneristas que permanecen apostados frente al hospital Austral.

Unos 150 simpatizantes del oficialismo continúan en la llamada “acampada del aguante” pese a la intensa ola de calor que sacude el centro del país, con temperaturas superiores a los 40 grados.

Algunos de los acampados tuvieron que ser atendidos por personal sanitario por deshidratación y trabajadores del hospital entregaron agua y líquidos para evitar problemas.

El calor no ha impedido a los movilizados celebrar la recuperación de Fernández, aunque las autoridades del Austral han pedido a los movilizados que bajen el tono de la música y los himnos para no molestar a los pacientes. Tanto el Gobierno como dirigentes peronistas han respetado el deseo de la presidenta de recuperarse en la intimidad, acompañada en todo momento por sus dos hijos, Máximo y Florencia, y por sus familiares más cercanos.

No obstante, el matutino El Cronista informó que Fernández mantuvo este jueves un “breve contacto” en el hospital con el vicepresidente argentino, Amado Boudou, quien ejercerá hasta el próximo 24 de enero la jefatura del Gobierno, y con el ministro de Planificación, Julio De Vido.

Boudou mantiene un bajo perfil, siguiendo instrucciones de Fernández, y centra su actividad en asuntos económicos, el área que le resulta más familiar dado que fue ministro de Economía en la primera legislatura de la presidenta.

Cristina Fernández, quien el pasado 10 de diciembre asumió la Presidencia por segunda vez tras un triunfo arrollador en las elecciones, no tuvo mucho tiempo de disfrutar de su victoria ya que apenas unas semanas después se hizo pública su enfermedad.