‘El Cuco’ moderno

Cuando yo era una niña tenía una tía que siempre me amenazaba con “El Cuco”. Ten cuidado de no mentir o “el cuco” te va agarrar. Ten cuidado de no desobedecerme porque “el cuco” te va a lastimar. Pronto estaba asustada de caminar sola por un pasillo largo en mi apartamento porque veía “el cuco” en cada esquina y umbral. Estaba paralizada por el miedo.

Hoy, el movimiento contra las escuelas charters está utilizando “El Cuco” moderno. Dicen que tenga cuidado con las escuelas charters porque se roban el dinero de nuestros niños. Ten cuidado porque esas escuelas no son públicas; ten cuidado esas escuelas no aceptan latinos. Ten cuidado porque los estudiantes de escuelas charters no aprenden. ¿Qué ganan los opositores de las escuelas charters con promulgar estas mentiras? Lo mismo que mi tía ganaba, control a través del miedo.

Las escuelas charter son escuelas públicas porque son financiadas a través del dinero público, y reciben un porcentaje más bajo que las escuelas regulares de la comunidad. Las escuelas charter son públicas porque están disponibles para cada niño sin importar la raza, nacionalidad, nivel de aprendizaje, o dominio del idioma inglés.

Las escuelas charter no le roban ni un centavo a ningún estudiante. El dinero del estado que le toca a cada estudiante viaja con el estudiante. Suponga que el estado le da a la escuela local $10 por estudiante y un estudiante decide ir a una escuela charter, entonces la escuela charter recibe $7 (no $10) para ese estudiante. La escuela local no pierde ningún dinero porque no está gastando ningún dinero en este estudiante.

Los estudiantes de las escuelas charter a menudo tienen mejor resultado en exámenes estatales que los estudiantes locales de la escuela pública del distrito. Por ejemplo, en los datos más recientes 2010-11 del examen estatal de matemáticas, el 68% de estudiantes de la escuela charter pasó el examen comparado con el 57% de estudiantes de la escuela del distrito.

Nadie debate el hecho que nuestro sistema escolar necesita un cambio radical. Pero el cambio viene lento. Las escuelas charter están mostrando el camino que se puede tomar para efectuar el cambio necesario en el sistema de educación en esta ciudad. Estas escuelas les ofrecen una opción a padres que quieren algo diferente para sus hijos.

No crean en el cuco. Sean valientes y apoyen a los que están intentando cambiar el sistema para el bienestar de su niño.

¡Fuera el cuco!

Si usted tiene cualquier pregunta, escríbame a

askdrvasthi@ambercharter.org