Medicina al día: ¡Que se haga la luz!

¿A que no sabía que las de color verde intenso se vuelven todavía más saludables en el refrigerador del supermercado?
Medicina al día: ¡Que se haga la luz!
Verduras en un supermercado.
Foto: EFE

No hay duda de que las verduras son parte fundamental de una dieta sana. Pero, ¿a que no sabía que las de color verde intenso se vuelven todavía más saludables en el refrigerador del supermercado?

Según una investigación incluida en el Journal of Agricultural and Food Chemistry, la espinaca expuesta por unos días a la luz fluorescente (y ésta es el tipo de luz que con más frecuencia se utiliza para iluminar los supermercados), contiene niveles más altos de vitaminas C, E y folato que otras verduras almacenadas en la oscuridad.

La iluminación estimula la fotosíntesis que conduce a la producción de más elementos nutritivos. Así que la próxima vez que visite la sección de productos naturales del supermercado, observe a las verduras de diferente forma: tendrá frente a usted a todo un laboratorio de salud ¡en plena marcha!

Seguro que ha escuchado mil veces la recomendación de no saltarse el desayuno. Pero todavía muchas personas lo hacen con la excusa de que no tienen tiempo o se consuelan pensando que así pierden peso.

Es exactamente al revés: si no consume alimentos en las dos horas después de despertarse, su metabolismo se hace más lento para conservar energía. Y usted quiere todo lo contrario.

Si desayuna temprano, tendrá más energía para el resto del día y al estar satisfecho, podrá resistir mejor las tentación de ese pastelito a media mañana que no le conviene.

Unos investigadores del Departamento de Agricultura de los EEUU afirman que las personas que desean reducir peso y toman desayunan tienden a perder más grasa corporal que los que le dan menos importancia al desayuno y comen cualquier cosa antes de salir de casa para no ir “con el estómago vacío”.

Lo ideal es que se ingieran de 300 a 400 calorías en esa primera comida del día, y que incluya algún tipo de proteína (como las claras de huevo) que “llena” más. Igual sucede con la fibra; las frutas la harán sentir satisfecha, pero cuidado con los jugos para controlar el contenido de azúcar.