Las medicinas de lejos

Campaña busca proteger a menores de sobredosis accidentales con remedios
Las medicinas de lejos
Se recomienda poner los medicamentos que pueden parecer inofensivos, fuera del alcance de los niños para evitar que estos los ingieran.
Foto: thinkstock

ATLANTA/EFE – Una nueva campaña de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) advierte sobre los peligros de sobredosis accidental con medicamentos en niños pequeños, situación que ha ido en aumento en los últimos años.

El programa, denominado ‘Up and Away and Out of Sight’ (Arriba, lejos y fuera del alcance de la vista) busca prevenir accidentes con medicamentos entre los más pequeños, que según los CDC, con sede en Atlanta, causan miles de visitas a salas de emergencias cada año.

De acuerdo con las autoridades, uno de cada 150 niños de dos años son tratados cada año en salas de emergencias debido a sobredosis accidentales con medicamentos.

“Los padres pueden no estar conscientes del peligro que existe al dejar medicamentos donde los niños pequeños pueden alcanzarlos. En años recientes, el número de sobredosis accidentales en niños pequeños ha aumentado en un 20 por ciento”, declaró Dan Budnitz, director del Programa de Seguridad de Medicamentos de los CDC.

La campaña, que llevan a cabo los CDC en conjunto con una coalición de organizaciones, insta a los padres a tomar “algunos simples pasos” para proteger a los menores de la casa.

Entre las recomendaciones de los CDC, está poner los medicamentos y vitaminas, que pueden parecer inofensivas, fuera del alcance de los niños para evitar que estos las ingieran en cantidades que pueden ser nocivas.

La campaña insta a no dejar medicamentos en la mesa de noche del pequeño que se le están suministrando cuando este enfermo, aún cuando deba recibir otra dosis en más tarde.

En muchos casos cerrar adecuadamente el envase puede hacer la diferencia, “hear the click” (cerrarla hasta que suene el seguro), advierten.

“Aún con las mejoras en el empaque, ningún empaque de medicina es 100 por ciento a prueba de niños”, señaló Richard Dart, presidente de la Asociación Americana de los Centros de Control de Envenenamiento, que participa en la campaña junto a los CDC.

Pese a que es un error común en el que muchos padres incurren, decirle a un menor que la medicina que deben tomar es un “caramelo” puede significar un mayor riesgo para ellos.

De acuerdo con la campaña, otro error común que puede poner en riesgo a los niños, es cuando personas que se hospedan en la casa dejan los medicamentos a su alcance.

La organización PROTECT, uno de las agrupaciones que participan en la alianza, trabaja actualmente en un nuevo empaque que ayude a limitar la cantidad de medicina que un menor puede ingerir si logra abrir un recipiente.