Polos opuestos en los playoffs

Hay que alinearse según su preferencia, ya sea ofensiva o defensiva, pero ventaja para el anfitrión

Polos opuestos en los playoffs
Tim Tebow, el astro emergente de los Broncos de Denver, que ahora tendrá la dura misión de enfrentarse a los Patriots de Tom Brady en su propia casa.
Foto: RICK GIASE / efe

Es un tema antiguo y eterno. Cuestión de enfoques y no hay respuesta correcta, pero los dos bandos están claramente definidos. Nuevo Orleans, Green Bay y Nueva Inglaterra son uno, dos y tres en la mayoría de las estadísticas ofensivas por equipo. Drew Brees y Tom Brady, destruyeron la marca de yardas por pase en una temporada, ambos superando las 5,200 yardas esta temporada. Aaron Rodgers probablemente hubiera hecho lo mismo, de no descansar la última fecha. No hay manera de mantener el ritmo ofensivo contra Saints, Packers y Patriots, para vencerlos hay que frenarlos. Ahí está el reto y pongo a Detroit como ejemplo la semana pasada en Nuevo Orleans. El otro bando apuesta el resto en su defensiva. Texans, Ravens y 49ers forman la elite defensiva de la NFL. Los Giants cuentan con la mejor defensiva frontal en la liga, mientras que respecto a los Broncos, nadie tiene la menor idea de cómo le han hecho, pero traen a Tim Tebow mas intervención divina.

Cuatro excelentes encuentros este fin, con tres enfrentando contundencia ofensiva contra fuerza defensiva. Algo así como el bien contra el mal, Darth Vader contra Luke Skywalker, el Santo contra Blue Demon. Me explico? Como no hay respuesta correcta, no se sorprendan si la decisión resulta dividida. Eso sí, el atributo común entre todos es dominio en casa. Hay dos invictos, Green Bay y Baltimore, jugando en casa, más los Patriots con record de siete ganados contra una sola derrota. La semana pasada ganaron los cuatro locales y no se sorprendan si por ahí va la cosa. Los Saints no son el mismo equipo fuera del Superdome y visitas a Lambeau Field y Foxborough no son recomendables en enero. Por último, la visita de Houston ante los Ravens, dos personalidades altamente defensivas, solo puede confirmar una cosa, las ofensiva marcaran la diferencia.

No se pierdan la acción en la NFL y veamos lo más destacado para este fin de semana.

Resto de la Jornada (A Seguir):

Nuevo Orleans (14-3) en San Francisco (13-3):

Los Saints claramente no son el mismo equipo lejos de la Calle Bourbon, pero será Drew Brees el mismo ante los 49ers? Nuevo Orleans llega con nueve victorias al hilo después de destruir múltiples marcas ofensivas; yardas totales en una temporada, yardas por pase en una temporada (Drew Brees), yardas por pase por un ala cerrada (Jimmy Graham), yardas combinadas por tierra y por pase por un corredor (Darren Sproles). Están incontenibles los Saints, pero la defensiva de los 49ers es segunda en puntos permitidos y cuarta en yardas totales, nada que ver con los Lions, Panthers, Falcons y Vikings (últimos rivales de Nuevo Orleans). Desde noviembre, los Saints no enfrentan una defensiva del calibre de San Francisco. Es más, uno podría alegar que la única defensiva de primer nivel que enfrento Nuevo Orleans fueron los Giants, y eso fue a fines de noviembre cuando Nueva York no estaba jugando al nivel actual. Pues a ver si es cierto. Los 49ers han vivido una larga sequía de anos, y no piensan desperdiciar la oportunidad, menos en casa.

Denver (9-8) en Nueva Inglaterra (13-3):

El fenómeno ‘Tebow’ subió a otro nivel. Los Broncos ganaron el volado y el resultando fue el tiempo extra más corto en la historia de la NFL, once segundos. Cabe notar que durante la temporada regular, en la visita de los Patriots a Denver, Nueva Inglaterra cedió 252 yardas por tierra y fueron tres balones sueltos de los Broncos los que definieron la victoria, no exactamente el gran dominio de los Patriots. Nadie reconoce esto más que Bill Belichick y Tom Brady. En un movimiento genial, Nueva Inglaterra contrato al ex entrenador de Denver, Josh McDaniels, también ex coordinador ofensiva de los Patriots durante la temporada 2007, cuando Brady lanzo 50 pases de anotación y Nueva Inglaterra permaneció invicta hasta caer en el Súper Bowl. La presión está completamente sobre los Patriots, algo que precisamente puede favorecer a los Broncos. Sera posible? No lo creo.

Houston (11-6) en Baltimore (12-4):

En sitio neutral sería muy interesante, pero jugando en casa de los Ravens, en las palabras hechas famosas por NASA y los astronautas, “Houston tenemos un problemilla”, algo así. En materia de corredores, Arian Foster sobre Ray Rice no está descabellado. En materia de corredores, Andre Johnson de los Texans regreso la semana pasada mientras que Anquan Boldin apenas reaparece el domingo. En materia de defensivas, podríamos declarar empate. Hasta ahí todo más o menos bien para Houston. Respecto a mariscales, hay que dar amplia ventaja a Joe Flacco por encima del novato T.J Yates. Con Matt Schaub como quarterback titular apostaría por los Texans, con Matt Leinart al mando echaría un volado, pero con T.J. Yates ya le saco. Nada en especial contra el muchacho Yates, simplemente algo de experiencia, una que otra cana, ayudaría la causa de Houston.

NY Giants (10-7) en Green Bay (15-1):

Nueva York nos está haciendo recordar su hazaña del 2007, conquistando el Súper Bowl por encima de los invictos Patriots, ganándose el pase en el frío de Lambeau Field, venciendo a Brett Favre en tiempo extra. Hasta ahí las similitudes. Estamos hablando de Aaron Rodgers, no de un Brett Favre en el ocaso de su carrera. Hay suficientes Packers en el plantel que vivió la derrota contra los Giants como para olvidarlo, incluyendo el mismo Rodgers y el receptor Donald Driver entre otros. Aquí la pregunta, a diferencia de los Saints, es si Green Bay es el mismo en una helada brutal en Lambeau Field?

La ofensiva de los Packers es de alta precisión y conforme empeora el tiempo puede afectar más a Green Bay que a los Giants (el corredor Brandon Jacobs y su mancuerna Ahmad Bradshaw parecen haber recobrado la forma últimamente). Poco probable, pero posible. Lo cierto es que los Packers llegan bien descansados y recuperados de lesiones en la línea ofensiva (Bryan Bulaga), corredor (James Starks) y receptor abierto (Greg Jennings). Cuando en duda, siempre con el campeón y más jugando en casa.