Alarma por monóxido de carbono

Evacúan residentes de edificio de El Bronx por presencia de mortal gas

Alarma por monóxido de carbono
Edificio de la avenida Valentine, en El Bronx, donde decenas de inquilinos fueron evacuados ayer por presencia de altos niveles de monóxido de carbono.
Foto: José Acosta / EDLP

NUEVA YORK – En medio del frío intenso, decenas de inquilinos de un edificio de El Bronx fueron evacuados la madrugada de ayer, luego de que se detectara en el inmueble peligrosos niveles de monóxido de carbono.

Bomberos y brigadas de Con Edison respondieron a una llamada de emergencia cerca de las 5 a.m. El Servicio Médico de Emergencia (EMS) informó que fueron evacuados de 75 a 100 residentes del edificio de cinco pisos, localizado en el 2363 de la avenida Valentine, en el sector de Fordham.

Al menos 12 personas fueron trasladadas al hospital Jacobi tras quejarse de nauseas.

José Santana, de 43 años, residente del tercer piso, dijo que cerca de las 5 a.m. los bomberos llamaron a su puerta y les dijeron a él y a su tío, Danilo Lora, de 47, que tenían que salir de inmediato del edificio.

“Yo pensé que se trataba de un incendio y que nos encontrábamos en un peligro inminente”, dijo Santana. “Ni siquiera nos dejaron ponernos ropa adecuada, nos sacaron y afuera era un caos de gente, entre ellos niños y ancianos”, señaló.

Santana dijo que tres autobuses de la ciudad, estacionados cerca del edificio, sirvieron de refugio para los residentes, debido a las bajas temperaturas.

“Mi tío y yo nos protegimos del frío en mi carro, y en los autobuses vi muchos niños y ancianos”, dijo Santana.

María García, quien reside en el primer piso, dijo que lleva cuatro años residiendo en el edificio y “es la primera vez que ocurre algo así”.

“Nos llevamos tremendo susto”, dijo García. “Los bomberos nos despertaron y nos sacaron del edificio y luego midieron los niveles de monóxido de carbono en cada apartamento. Unas tres horas después nos dejaron entrar, pero aún estoy asustada porque ese gas puede matar cuando uno está durmiendo”, señaló la mujer.

Los inquilinos entrevistados dijeron que cuentan con detectores de monóxido de carbono y uno de ellos, Ramón Corporán, del tercer piso, dijo que escuchó una alarma en el apartamento de al lado.

Algunos medios reportaron ayer que se cree que la fuente del monóxido de carbono es un una fuga de gas de un calentador de la bodega Little Giant Mini Market, localizada en el piso que da hacia la calle, pero el propietario del negocio lo negó, asegurando que los bomberos inspeccionaron el lugar y no encontraron la fuga.

El conserje del edificio, Robert Vetata, dijo que las autoridades señalan una fuga de gas en el tercer piso como la fuente del tóxico. “Todavía no hay nada concluyente, pero se cree que es una tubería rota en uno de los apartamentos del tercer piso”, dijo Vetata.

Llamadas al cuerpo de bomberos para tomar su reacción no fueron contestadas al cierre.