Abandonados

El capitán salió primero mientras se hundía el barco
Abandonados
El número de muertos del naufragio del crucero "Costa Concordia" ocurrido el viernes en aguas de la isla italiana de Giglio aumentó hoy a 11, mientras crece la polémica sobre el comportamiento del capitán del barco, Francesco Schettino, quien deberá permanecer en arresto domiciliario.
Foto: Foto EFE

El número de muertos del naufragio del crucero “Costa Concordia” ocurrido el viernes 13 de enero en aguas de la isla italiana de Giglio, seguía en aumento, mientras crece la polémica sobre el comportamiento del capitán del barco, Francesco Schettino, quien deberá permanecer en arresto domiciliario.

Schettino, quien podría ser condenado a una pena máxima de 15 años de prisión, ya fue sometido a un interrogatorio de la jueza de instrucción Valeria Montesarchio.

Según explicó Leporatti, su defendido insistió ante la jueza en que no abandonó la nave y que con sus supuestas maniobras tras la colisión del barco, que llevaba 4,229 personas en el momento del naufragio, salvó la vida a “cientos, miles de personas”.

El diario milanés “Corriere della Sera” publicó una conversación telefónica entre el capitán y un responsable de la Capitanía de Puerto que revela que Schettino abandonó el barco antes de que se evacuara a los pasajeros.

Según “Corriere della Sera”, la Capitanía preguntó a Schettino a a las 00.32 horas ya del sábado cuántas personas quedaban a bordo, y aunque la nave estaba aún llena, el comandante respondió que solo unas 200 o 300.

La respuesta hizo levantar sospechas y el capitán del crucero admitió en un primer momento que había abandonado la nave, aunque después se retractó ante la indignación de su interlocutor, a quien se escucha utilizar un tono bastante duro con Schettino.

“Vuelva inmediatamente a bordo, suba por la escalera de seguridad y coordine la evacuación. Debe decirnos cuánta gente hay todavía allí: niños, mujeres, pasajeros, el número exacto de cada categoría”, le instaron desde la Capitanía de Puerto.

El marino hondureño Armando Flores, superviviente del naufragio del crucero Costa Concordia frente a la isla italiana de Giglio, dijo que “por voluntad de Dios está bien” y que hizo lo que pudo evacuando pasajeros.