¿Le está estresando su smartphone?

¿Le está estresando su smartphone?
Mientras más revisaban las personas internet en su celular por motivos personales, más ansiosas estaban, halló un estudio. / Archivo

La advertencia proviene de un estudio reciente que halla una asociación entre el crecientemente popular uso de teléfonos celulares con internet y un aumento en los niveles de estrés.

La razón es una implacable necesidad de revisar y responder de inmediato a cada mensaje, alerta o pitido.

Sin embargo, sorprendentemente los investigadores no relacionaron el estrés con el uso profesional de los teléfonos inteligentes con propósitos laborales. En vez de esto, el culpable es el uso personal de los dispositivos, para mantenerse al día con las amistades y las “noticias” de las redes sociales.

“Los smartphones se usan cada vez más para ayudar a las personas a afrontar distintos aspectos de sus vidas”, comentó el autor del estudio Richard Balding, psicólogo del departamento de psicología de la Universidad de Worcester, en Inglaterra. “Pero mientras más los usamos, más dependientes nos volvemos de ellos, y en realidad aumentamos el estrés en lugar de aliviarlo”.

Balding y colegas presentaron sus hallazgos en una reunión de la Sociedad Británica de Psicología en Chester, Inglaterra.

Para explorar cómo el uso de iPhones, Androids, Blackberries y otros dispositivos portátiles parecidos podría elevar el estrés, Balding y equipo condujeron pruebas psicométricas de estrés en más de cien participantes, que incluían estudiantes universitarios, dependientes de tiendas y empleados del sector público.

También les pidieron completar una encuesta sobre el uso de teléfonos.

Los autores hallaron que las personas adquieren estos teléfonos inicialmente para manejar mejor sus obligaciones laborales. Sin embargo, a su vez notaron que los usuarios eventualmente terminan cambiando a interacciones más personales en los smartphones, cambiando el uso laboral por el deseo de mantener el control sobre la red social virtual.

A medida que este patrón de uso se acrecienta, también lo hace el estrés, observaron los investigadores. Y hay más información al respecto: mientras más frecuentemente revisa alguien un teléfono por motivos personales, más aumenta el estrés.

En los casos extremos, la presión de mantenerse en contacto puede volverse extrema, hasta tal punto que los usuarios más estresados perciben alertas (por ejemplo, a través de las vibraciones del teléfono) que no existen.