Otro estudiante de Columbia se declara culpable por drogas

NUEVA YORK/AP – Un estudiante acusado de vender LSD en la Universidad de Columbia se declaró culpable ayer de tentativa de posesión de drogas, resolviendo así el último caso en el desmantelamiento de una banda de narcotraficantes en el campus de la institución.

Adam Klein fue el último de cinco estudiantes en declararse culpable en el caso, que las autoridades definieron como la mayor redada en los últimos tiempos contra el tráfico de drogas en una universidad de la ciudad de Nueva York. El caso, presentado en diciembre de 2010, impulsó la discusión del uso de drogas entre los estudiantes en páginas que iban desde la editorial del New York Post a un ensayo en el sitio web de la revista Time.

Klein, de 21 años, espera obtener cinco años de libertad condicional el día de la sentencia, programada para el 28 de febrero.

Los estudiantes formaron una amplia red que vendía drogas desde marihuana y éxtasis a cocaína, fuera de los dormitorios y casas de fraternidad, con cada estudiante especializado en ciertos narcóticos, según la fiscal especial de estupefacientes, Bridget Brennan.

Klein y otros tres estudiantes pidieron al tribunal una oportunidad para mantener su expediente limpio, completando la rehabilitación bajo supervisión judicial, una opción legal otorgada a más de 1,000 personas en todo el estado cada año. El quinto estudiante no era elegible porque enfrenta cargos más serios relacionados con la venta de cocaína.

Un tribunal rechazó el pedido de todos, menos el de Christopher Coles, de 21 años, que inició su tratamiento a principios de mes después de admitir que vendió más de una libra de marihuana a un agente encubierto. Su abogado dijo que las ventas fueron un intento del estudiante de antropología para financiar su adicción.

Para el resto de los estudiantes, las sentencias varían desde libertad condicional y servicios comunitario hasta prisión.

El estudiante de ingeniería que enfrentaba cargos por cocaína y fue el objetivo inicial de la investigación, David Harrison, de 21, cumplió una condena de seis meses de cárcel tras declararse culpable de un cargo por vender cocaína.

José Stephan Pérez, un poeta que ganó el prestigioso premio de becas Gates Millennium, se declaró culpable de un delito de tentativa de posesión de drogas. Pérez, de 21, también conocido como Stephan Vincenzo, fue acusado principalmente por la venta del estimulante de prescripción Adderall. Sin embargo, a Pérez -cuyo abogado indicó que luchaba con la presión social en la universidad y comenzó a fumar marihuana hasta cinco veces al día- se le permitirá declararse culpable de un delito menor de drogas en un año si cumple con las condiciones impuestas, incluyendo 300 horas de servicio comunitario.

Michael Wymbs, un estudiante de ingeniería fue condenado la semana pasada a cinco años de libertad condicional.

Columbia declinó hacer comentarios sobre el estatus actual de los estudiantes.