Piden resistir presiones de Inmigración en Cook

La agencia federal quiere que el condado entregue a los indocumentados encarcelados
Sigue a El Diario NY en Facebook
Piden resistir presiones de Inmigración en Cook
Indocumentados esperan su turno en la cárcel del condado antes de enfrentar proceso de deportación.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Chicago – Líderes pro inmigrantes reclamaron hoy al condado Cook que resista las presiones de Inmigración y mantenga la ordenanza que suspendió en septiembre pasado la entrega de indocumentados encarcelados por delitos menores para ser deportados.

La ordenanza ha sido atacada recientemente después que un indocumentado de origen mexicano, identificado como Saúl Chávez, desapareciera después de haber supuestamente atropellado y matado a una persona el año pasado en Chicago mientras manejaba embriagado (DUI).

La víctima, William McCann, fue arrastrada unos 60 metros y murió en el lugar.

Chávez estuvo detenido durante 5 meses hasta que pagó el diez por ciento requerido de una fianza de 250.000 dólares, quedó en libertad y aparentemente se habría fugado a México.

Su libertad no fue reportada a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) como ocurría anteriormente, cuando regían las 48 horas de “retención” impuestas a los indocumentados alojados en cárceles del condado.

“Lo que pasó con el señor McCann fue una tragedia y nuestras más profundas condolencias van a su familia”, dijo hoy en conferencia de prensa Alie Kabba, presidente de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados.

“Estamos indignados de que Chávez quedara en libertad, y más indignados aún porque se escapó de la justicia. Pero esta tragedia no es una razón para ceder al miedo y a la intimidación de ICE, o modificar una buena política pública ”, agregó.

Kabba se refirió a una carta enviada por el director de ICE, John Morton, a la presidenta de la Junta de Comisionados del condado, Toni Preckwinkle, y a dos propuestas de enmiendas que podrían modificar la ordenanza que puso fin a la colaboración con Inmigración.

En su carta, Morton dijo que desde la aprobación de la ordenanza ICE pidió la retención de 268 reclusos, que no fueron entregados por la cárcel del condado en Chicago.

De ese total, 15 fueron localizados y arrestados posteriormente para ser deportados, según la carta.

Según Morton, la ordenanza “socava la seguridad pública en el condado Cook y entorpece el trabajo de ICE para hacer cumplir las leyes migratorias de la nación”.

Preckwinkle renovó hoy su apoyo a la ordenanza, negó que se la pueda culpar de la muerte de McCann y pidió en cambio que se realice un estudio técnico sobre el sistema de fianzas en las cortes criminales del condado.

“Las fianzas son caprichosas y arbitrarias. Los jueces disponen de unos pocos segundos para fijar lo que consideran apropiado con muy poca información, basándose en el riesgo de fuga del acusado y en el peligro potencial que pueda representar para la comunidad”, dijo a periodistas.

La presidenta dijo que Chávez debió permanecer encarcelado sin fianza a la espera del juicio debido a sus antecedentes de manejar ebrio, “pero no podemos permitir que se aproveche ahora para agitar el temor y el racismo”.

El estudio del sistema de fianzas solicitado por Preckwinkle será realizado por el Consejo de Asesoría Judicial del condado, que tendrá seis meses para recomendar mejoras en los servicios y aconsejar a los jueces en sus decisiones.

Por su parte, Ana Guajardo del Centro de Trabajadores Unidos dijo que “ICE tuvo varias oportunidades para detener a Chávez, después de su primer DUI o cuando era liberado. También pudo haber pagado al condado el costo de 142 dólares diarios para retenerlo en la prisión, y no lo hizo”.

“En cambio la familia McCann sufrió dos tragedias- la pérdida de un hermano y el fracaso de ICE para perseguir a su presunto asesino”, agregó.

En la ordenanza cuestionada se establece precisamente que el condado cumplirá con los pedidos de retención cuando ICE pague los costos diarios de encarcelamiento.