Víctor Cruz vive un año de ensueño

Feliz por el nacimiento de su hijita asume el rol de padre sin descuidar su labor como receptor en los Giants de Nueva York.

Guía de Regalos

Víctor Cruz vive un año de ensueño
Víctor Cruz se ha convertido en el objetivo de las defensas rivales, que ya ven en el joven receptor una de las armas más letales de los Giants de NY, que buscarán el domingo ante San Francisco su paso al Super Bowl.
Foto: Darron Cummings / ap

EAST RUTHERFORD, NEW JERSEY – Feliz por el nacimiento de su hijita, Víctor Cruz asume el rol de padre sin descuidar su labor como receptor en los Giants de Nueva York. Más ahora, que su equipo está a un paso de llegar al Super Bowl.

Cruz hizo énfasis en que su novia Elaina Watley, es muy comprensiva. Dijo que no tiene problemas para estudiar el video de los oponentes y que por consiguiente no ha cambiado su rutina como deportista y menos su enfoque en el equipo que le dio la oportunidad de brillar en lo que va de su corta carrera en la exigente NFL.

El joven receptor detalló ayer que él despierta en la noche cuando la pequeña Kennedy –nacida el 9 de enero– llora por hambre, sin que eso haya influido en su dedicación al equipo.

“Tengo que despertarme a la misma hora”, dijo. “Lo único diferente es cuando regreso a casa y hay otra persona esperando por mí”, agregó con su amplia sonrisa.

“Tiene mis ojos, aunque parezca extraño también tiene mis orejas, y parece que tiene mi frente”, dijo sobre el parecido entre él y la pequeña Kennedy.

“Es emocionante mirarla, darle de comer, aunque no le cambio mucho los pañales”, destacó sobre su hijita, arrancando las risas de los reporteros que acudieron a las prácticas de los Giants (9-7, 2-0) con miras al enfrentamiento del domingo cuando visiten a los 49ers (13-3, 1-0) para definir al campeón de la Conferencia Nacional y por ende ganar el boleto al Super Bowl que se disputará en Indianapolis en febrero.

Cruz, nacido en Paterson, New Jersey, de madre puertorriqueña, ha sido una pieza clave para que el equipo avance a la postemporada.

Durante la campaña regular, Cruz lideró al equipo en recepciones (82), yardas recibidas (1,536) y atrapadas para touchdown (nueve). Debido a ese éxito, los oponentes de los Giants en estos playoffs, Falcons y Packers, lo han tenido bien resguardado, evitando que el receptor hispano no les haga daño

Pero Cruz, de 25 años, espera anotar no sólo para contribuir al triunfo de la franquicia neoyorquina, sino porque piensa dedicárselo a su nenita, Kennedy… Y, como consecuencia, volverá el baile de salsa que lo caracteriza.

Esa férrea marcación hacia Cruz ha abierto espacios a otros compañeros, como Hakeen Nicks, quien tuvo siete recepciones para 165 yardas, incluyendo dos touchdowns en la primera mitad del juego divisional contra los Packers (66 y 37 yardas, en su orden) el domingo pasado. Y la semana previa, contra los Falcons de Atlanta, en el partido de ‘wild card’ Nicks atrapó el ovoide seis veces para 115 yardas, incluyendo uno de 72 yardas y otro de cuatro.

Aunque no ha podido celebrar en la zona de anotación durante la postemporada, Cruz indicó que eso no le frustra.

“Nosotros sabemos que van a jugar duro; pero nosotros tenemos que seguir jugando fuerte, como lo hicimos ante Green Bay y Atlanta y vamos a ver lo que pasa”, opinó.

Víctor Cruz dijo que se siente muy bien para el partido contra los 49ers, sobre todo consciente de que una victoria pondrá a los Giants en el Super Bowl, aunque admite que “los 49ers van a jugar duro, a jugar fuerte”.

Pero el receptor de raíces puertorriqueñas confía en que su equipo está jugando bien. “Es como el equipo del 2007, que fue un equipo fantástico y vamos a ver lo que pasa este fin de semana”, señaló.

“Yo quiero ir a Indianapolis y vamos a hacer las cosas bien para ir al Super Bowl, pero primero tenemos que jugar contra los 49ers”, reiteró.

El partido entre los Giants y los 49ers, por el Campeonato de la Conferencia Nacional en el Candlestick Park, en San Francisco, está programado para iniciar a las 6:30 p.m. (hora de NY) y será televisado por la cadena FOX.

Finalmente, Cruz aseguró que el nacimiento de su bebita sí le ha cambiado en lo personal “Ahora yo tengo una nena y mi familia es más grande”, dijo, pero de inmediato indica que sigue con los pies sobre la tierra, porque su mamá Blanca está allí para orientarlo.

“Yo hablo con mi mamá todo el tiempo y ella me dice que siga siendo la misma persona y yo estoy trabajando duro para hacer eso y todo es maravilloso en mi vida ahora”, dijo.

Un año de ensueño es el que vive Víctor Cruz, el joven receptor de los Giants de Nueva York, dentro y fuera del campo de juego.

nube.urgiles@eldiariony.com