Más inmigrantes ‘perdidos’ en la traducción

NUEVA YORK/EDLP – Aunque el número de inmigrantes en el estado de Nueva York ha ido en aumento, las matrículas para los programas que enseñan inglés a quienes hablan otro idioma (conocidos en inglés como ESOL) han disminuido significativamente, según un estudio divulgado ayer.

El reporte “Bad English” del Center for an Urban Future revela que aunque entre 2005 y 2009 el número de inmigrantes en el estado de Nueva York aumentó en un 5% y el número de adultos con un conocimiento deficiente del inglés creció un 6%, la matrícula en los programas ESOL disminuyó en un 17%.

El informe define como un grave problema la creciente brecha entre la oferta y la demanda de los programas ESOL, en un momento en que los inmigrantes están influenciando el crecimiento de la población en gran parte del estado.

La ciudad de Nueva York y los suburbios del sur del estado son los más afectados por esa brecha. En Nueva York, la población de adultos con poco conocimiento del inglés aumentó un 3% mientras que la inscripción a los programas ESOL cayó un 6%, al igual que en Long Island, donde los inmigrantes que necesitan instrucción para mejorar su fluidez en el idioma crecieron un 12%, mientras la participación en el programa se redujo un 25%.

El informe señala que la inmigración ha traído importantes beneficios para el estado, con los recién llegados reponiendo a los residentes que se han marchado en muchas comunidades, impulsando los negocios y convirtiéndose en parte principal de la fuerza laboral.

A la vez recalca que sólo una fracción de los neoyorquinos que no tienen un buen manejo del idioma están recibiendo la enseñanza, fundamental para integrarse plenamente en el mercado laboral.

El estudio es una actualización del informe “Lost in Translation”, acerca de la importancia de los programas ESOL, publicado en 2005.