Para chino-latinos, la fiesta de año nuevo apenas inicia

El calendario lunar arranca el lunes.

Para chino-latinos, la fiesta de año nuevo apenas inicia
La celebración de año nuevo ha cobrado un significado distinto para esta familia.
Foto: Gloria Medina / EDLP

Nueva York – Este fin de semana la boricua María Elena Quiñones limpiará la casa, sacará la vajilla tradicional china, y se asegurará de que todos en su familia tengan algo nuevo que vestir el lunes, incluyendo una prenda roja para la buena suerte, y que los dos hombres de su vida -su esposo e hijo- se corten el cabello.

Todo esto es para celebrar este lunes la llegada del nuevo año.

Y es que desde que Helen se casó con el taiwanés Teddy Chen, la celebración de año nuevo ha cobrado un significado distinto. Implica celebrarlo el 31 de diciembre con el resto del mundo occidental, y otra vez a mitad de enero, cuando se acaba el calendario lunar.

La celebración es una mezcla de manjares chinos con infusión latina.

“La comida es parte muy importante para ellos (los asiáticos) y así es para todas las celebraciones, siempre tiene que haber una gran variedad de platos”, explica Helen, quien es maestra de escuela elemental y vive con su esposo y tres hijos “chino-latinos”, en Bayside, Queens.

Este año, la mesa contará con las típicas patitas de cerdo chinas, arroz con gandules, y, por supuesto, fideos.

“Para el año nuevo, entre más largos son los fideos, mucho mejor. También tendremos naranjas, o arbolitos de naranjas, que simbolizan dinero, por eso se regalan cuando se va a visitar a familiares el día después de la celebración”, agrega con atención de maestra.

Helen también decorará la casa con campanas y listones rojos; e invitará al resto de la familia.

“En la reunión ellos no bailan como nosotros (los puertorriqueños), pero yo pongo música. Lo típico es jugar Mahjong, que es como un juego de dominó y pasamos horas jugando”, agregó.

En la reunión familiar se acostumbra que los casados regalen sobres rojos de la buena suerte con dinero a los ancianos y a los niños.

“Al día siguiente vamos a visitar a familiares y salimos a comer”, dice Teddy, un agente de bienes raíces.

Los tres hijos de Helen y Teddy, Matthew, Meagan, y Jonathan, crecieron con una fiesta extendida que va desde la Navidad, pasando por el Día de Reyes hasta el Año Nuevo Chino.

Matthew, de 24 años, dice que su celebración preferida es la del Día de Reyes. Para Meagan, de 22, su celebración favorita es el Año Nuevo Chino. “Porque hay más variedad de comida y los bebés y niños de la familia se reúnen a recibir el sobre rojo”, indicó la joven que estudia leyes.

“Para mí es un orgullo haber sido criada en medio de dos culturas, eso me ayuda a conectarme mejor con otras culturas”, agregó.

Helen dice que al principio la mezcla cultural puede parecer intimidante, “Pero no es así. Al final, todos comemos arroz”, concluye.