A revivir viejas glorias

Patriots quedan como la única potencia ofensiva viva en finales de conferencia

Guía de Regalos

A revivir viejas glorias
Como en épocas pasadas, el mariscal de campo de los Patriots, Tom Brady, tiene a su equipo a una sola victoria de regresar a un Super Bowl.
Foto: ANDREW GOMBERT / EFE

Balones sueltos, manos de mantequilla, pases interceptados y falta de idea defensiva resultaron una mala combinación para los Saints y en especial para los Packers. Que sirva de aviso para Nueva Inglaterra, que tuvo la fortuna de caer en blandito contra Denver.

Se acabó el pase libre y quedan cuatro equipos, todos merecedores, en disputa por la cima de la NFL. San Francisco nos recordó viejas glorias, con el ala cerrada Vernon Davis tomando el viejo papel de Dwight Clark, Jerry Rice o Terrell Owens y su mariscal, Alex Smith, haciendo la de un Joe Montana con brazo, más piernas.

La velocidad y la fuerza de la defensiva de los 49ers es obvia y hasta por encima de sus campeones pasados. ‘Deja Vu’ en Lambeau Field, con los Giants repitiendo hazaña, detrás de un Eli Manning (con todo el tiempo del mundo para lanzar) que demostró por qué fue seleccionado al tazón profesional (una decisión muy criticada por los medios).

Es mejor ya no apostar contra Nueva York, pero no creo que vuelvan a contar con tres balones sueltos, una intercepción, ochos pases tirados más un pase ‘Ave María’, dame puntería. San Francisco, igual: aprovechó tres balones sueltos más dos intercepciones.

Tom Brady, quarterback de los Patriots, nos hizo recordar al mismo Tom Brady de sus mejores años, al igualar su marca en playoffs con seis pases de anotación. Cabe mencionar que el Brady de años pasados no contaba con Rob Gronkowski (ala cerrada). En este año del ala cerrada -Gronkowski, Vernon Davis, Jimmy Graham, etc.- Nueva Inglaterra cuenta con no sólo uno sino dos alas cerradas de jerarquía al sumar al buen Aaron Hernández.

¿Y los Ravens? Buena pregunta. Sin grandes súper estrellas, una sólida defensiva y no pierden en casa, pero eso se acabó. Quizás su calidad de no ser el gran favorito los posiciona para dar la sorpresa y vale la pena mencionar que no cometieron un sólo error (castigo, balón suelto o intercepción) la semana pasada contra Houston. Pregúntenle a los Saints y Packers, eso vale oro en playoffs.

No se pierdan la acción en la NFL y veamos lo más destacado para este fin de semana.

Baltimore (13-4) en Nueva Inglaterra (14-3):

La misma pregunta de siempre: cómo defender contra los Patriots. Muy sencillo, manteniendo a Brady, Welker, Gronkowski, Hernández en la banca esperando su turno. Resulta que los Ravens tienen la combinación de elementos para lograrlos, un ataque terrestre con Ray Rice y Ricky Williams y el corredor de poder Vonta Leach para abrirles el camino detrás de una buena línea ofensiva. Además, la defensiva de Baltimore conoce bien a los de Nueva Inglaterra y posee la capacidad de presionar a Brady, porque cubrir a tanto receptor es imposible. Por ahí va el juego de ajedrez. Los Patriots, con tres o cuatro receptores en formación abierta, apuestan al criterio de Brady para descifrar coberturas y encontrar al receptor con cobertura individual. ¿Con cuánto tiempo contará Brady para lanzar? Ahí está el meollo del asunto. Del otro lado, el mariscal Joe Flacco la verdad no tiene la capacidad de montarse el equipo al hombro. Lo mejor que pueden hacer Flacco y los Ravens es repetir la semana pasada: cero castigos, cero balones sueltos y cero intercepciones, en busca de mantener el juego cerrado hasta el final y dándose la oportunidad de sorprender a Nueva Inglaterra.

N. Y.Giants (11-7) en San Francisco (14-3):

Nueva York no sabe lo que les espera. Después de enfrentar a los Packers van contra el polo opuesto, la defensiva de los 49ers y sin necesidad de preocupar a sus dos apoyadores estrellas, Patrick Willis y Navorro Bowman, con un ala cerrada de la talla de Jimmy Graham. San Francisco capturó a Drew Brees tres veces y podrán aplicar hasta más presión ante Eli Manning, quien sencillamente no tendrá el mismo tiempo para lanzar que tuvo la semana pasada. Lo mismo es cierto del otro lado. Alex Smith será retado por la defensiva frontal de los Giants como no lo ha sido en toda la temporada. Nueva York aplica presión con sus cuatro frontales, obligando al mariscal opuesto a deshacerse del ovoide rápido y contra posiblemente seis o siete defensores secundarios. Los 49ers necesitarán al pase para abrir la carrera y Smith se torna en la clave ofensiva. La movilidad de Smith puede ser factor contra los Giants, como lo fue Aaaron Rodgers la semana pasada con más de 60 yardas por tierra. Ligera ventaja a favor de San Francisco por jugar en casa, pero Nueva York ha demostrado que sabe viajar en playoffs.