Ocupan el distrito financiero de San Francisco

El distrito financiero de la ciudad estuvo literalmente ocupado este viernes desde temprano, cuando ciudadanos de todas edades marcharon de un lugar a otro y a diferentes horas en demanda de un cambio al sistema económico que ha empobrecido a millones de estadounidenses.

Guía de Regalos

Ocupan el distrito financiero de San Francisco
Una nueva jornada de protestas contra la avaricia financiera se llevó a cabo en San Francisco.
Foto: Ricardo Ibarra / El Mensajero

San Francisco.– El distrito financiero de la ciudad estuvo literalmente ocupado este viernes desde temprano, cuando ciudadanos de todas edades marcharon de un lugar a otro y a diferentes horas en demanda de un cambio al sistema económico que ha empobrecido a millones de estadounidenses.

En el sitio de internet Occupywallstwest hay una extensa agenda que mantuvieron activa cientos de civiles agrupados en turbas espontáneas organizadas en distintos puntos de la ciudad, con lo cual mantuvieron activos a elementos policiacos, quienes desde temprana hora arrestaron a una docena de activistas por bloquear el ingreso a un banco.

A pesar del frío y la lluvia que persistió durante el día, los bancos de Wells Fargo, CitiGroup, Chase, y otros, tuvieron afuera de sus establecimientos a decenas de personas que gritaron y cantaron consignas, como “We are unstoppable! Another world is possible!” (Somos imparables, otro mundo es posible).

Cerca de Civic Center arrancó al mediodía una multitud, la mayoría personas de la tercera edad, hacia una corte federal cercana, en donde exigieron que la justicia apoye a los ciudadanos, y no otorgue privilegios a las agrupaciones corporativas, quienes, dijeron el 99%, “utilizan su poder para influenciar elecciones, efectuar transacciones comerciales irregulares, y evitar el cobro de impuestos a consorcios transnacionales”.

Frente al recinto James R. Browning, Ted Nace, escritor del libro Gangs of America, en el cual suscribe que “los corporativos son la fuerza dominante de la vida moderna”, pronunció un discurso en el cual destacaba que estas coroporaciones no son gente, “a pesar de que sea gente quien las opere”.

“Los edificios no son personas porque la gente los habite, los zapatos no son personas porque la gente los habite, los camiones no son gente porque la gente los habite”, dijo ante una multitud de ‘ocupas’ que repetían al unísono cada una de sus frases.

Ahí, esa turba creó el cántico: “pies mojados, corazones calientes”, precisamente por las condiciones climáticas que obligaron a todos a estar mojados.

Casi al mismo tiempo que eso ocurría, frente al edificio de inmigración del ICE, otra marcha se detuvo frente a sus puertas para exigir “igualdad de derechos para los trabajadores”, cualquiera que sea su país de origen.

En un folleto que repartieron ahí, dice: “Compañías carcelarias privadas, como CCA y GEO obtienen 5 billones de dólares en ganancias al año, metiendo a la gente en prisión, mismo dinero con el cual pagan a los legisladores, quienes son los que crean las leyes migratorias que terminan por enviar a los indocumentados a la cárcel”.

Un camión viejo circuló con pausa, y mantuvo al 99% ocupado en el movimiento con ritmo, lanzando canciones electrónicas que convirtieron las calles en auténticas pistas mojadas de baile. Traía colgada una larga pancarta que decía: “Unstopabble, never surrender” (Imparable, nunca te rindas).

Estas acciones, del Occupy Wallstreet West, fueron realizadas en resonancia a las actividades que mantuvieron también hoy en el lado este del país, en Nueva York.

Por primera vez en 2012, el movimiento ocupa logró su cometido, romper la rutina de “los negocios del distrito financiero de San Francisco y los tribunales federales que protegen los intereses corporativos”.