Cómo saber si su hijo tiene un buen maestro

Cómo saber si su hijo tiene un buen maestro
Para maximizar el aprendizaje, un buen profesor se asegura de eliminar cualquier cosa que pueda distraer a sus alumnos.
Foto: Thinkstock

Recientemente, tuve la oportunidad de visitar varias escuelas privadas exclusivas de la ciudad. Mis visitas eran a menudo después del horario escolar y no había alumnos alrededor. Sin embargo, porque tengo un ojo entrenado, estas aulas me mostraban mucho sobre el aprendizaje que tomaba lugar en estas aulas, aunque no había alumnos para observar.

Cuando usted visita un salón de clases, ¿cómo sabe cuál es el aula de un buen maestro? En la escuela primaria es más fácil adivinar porque las aulas son generalmente muy atractivas. Pero hay algunos signos reveladores que puede buscar en cualquier aula sin importar el grado que le permite saber si es el aula de un buen maestro.

Muestra el trabajo realizado por los estudiantes

Un buen profesor sabe que para motivar a sus alumnos él debe mostrar su trabajo. Los estudiantes son reconocidos por el esfuerzo y los otros estudiantes pueden ver lo que el profesor considera un trabajo excelente. Entonces todos los estudiantes tendrán como objetivo llegar a esta norma que se ha establecido. Al mostrar el trabajo de los estudiantes envía el mensaje, “Mira, tu compañero hizo esto, tú también puedes” o “Esto es un buen trabajo y quiero que todo el mundo vea lo que puedes hacer”.

Hay carteles sobre el tema impartido

Una buena maestra sabe usar el aula para ayudar en la enseñanza. Así que ella pondrá carteles que apoyan el aprendizaje del alumno. Tal vez es la tabla de elementos, el proceso de escritura, vocabulario en un segundo idioma: cualquier cartel que hable sobre el tema de aprendizaje. La maestra que es apasionada sobre su área de enseñanza quiere decorar su aula con carteles que muestran y comparten su pasión.

El aula está en orden, limpia y organizada

Un buen profesor sabe que un cuarto desordenado y desorganizado puede ser una distracción para el aprendizaje de sus estudiantes. Para maximizar el aprendizaje, el profesor se asegura de eliminar cualquier cosa que pueda distraer a sus alumnos. Un aula buena debe ser ordenada, limpia y organizada. No deben de haber montones de cajas por todos lados, o libros en cada esquina, ni una pizarra sucia llena de información irrelevante. Los trabajos de los alumnos no deberían ser difíciles de encontrar sino organizados para que le sea fácil tanto al profesor como al alumno para trabajar.

Los recursos están disponibles

Un buen maestro tiene recursos disponibles que apoyan el aprendizaje de su alumno. Estos pueden ser recursos de baja tecnología como papel y lápices tanto como recursos de alta tecnología, como acceso a un portátil o un i-pad. La cantidad y el tipo de recursos no es tan importante como el hecho de que el profesor se asegure de que sus estudiantes tienen lo que necesitan para aprender.

Conteste la pregunta; ¿Parece que los estudiantes están aprendiendo aquí?

¿Si no hay ningún alumno en el aula, la sala aún muestra que es un espacio donde los estudiantes están aprendiendo? ¿Qué le hace decir sí? ¿Qué le hace decir no? Observe cómo usted reacciona a las aulas. ¿Desea estar en el espacio? ¿Le invita? Confíe en su instinto. Usted sabe que más de lo que piensa.

Si usted tiene cualquier pregunta, escríbame a

askdrvasthi@ambercharter.org