Más críticas por muerte de disidente cubano

Más  críticas por muerte de disidente cubano
Las Damas de Blanco marchan portando retratos del opositor Wilman Villar, fallecido en una huelga de hambre, por la 5ta Avenida de La Habana (Cuba).
Foto: Alejandro Ernesto / EFE

El Cairo/EFE – El régimen cubano mantuvo en 2011 su política de silenciar a la oposición y no mejoró de forma suficiente la situación de los derechos humanos, como se pudo comprobar con la reciente muerte del disidente Wilman Villar, según denunció ayer Human Rights Watch (HRW).

La organización publicó en El Cairo, en reconocimiento a la primavera árabe, su informe anual, en el que considera que el Gobierno cubano ha aumentado su dependencia de las detenciones arbitrarias y por periodos cortos para restringir los derechos de los críticos.

La directora de Comunicación de HRW, Emma Daly, aseguró a Efe que su organización no ha visto “las reformas bajo el mando de Raúl Castro” que podían esperarse “con el cambio de poder”, tras asumir el liderazgo por la enfermedad de su hermano Fidel.

Daly matizó que sí se han registrado algunos movimientos del régimen en la senda correcta, como la liberación de presos políticos, pero con la muerte de Villar, el pasado jueves, se ha visto “que las cosas no han mejorado”.

Pese a la excarcelación de los últimos doce presos políticos del llamado “Grupo de los 75”, HRW denunció que en 2011 otros siete disidentes fueron condenados a penas de prisión por ejercer sus derechos básicos, y todavía hay decenas de este tipo de reclusos en las cárceles.

Según el informe, que cita a una ONG cubana, quedan al menos 43 presos políticos en la isla, pero podría haber muchos casos más que no han sido documentados.

En días pasados el presidente Raúl Castro indultó a más de tres mil presos presos.

Finalmente, la organización con sede en Nueva York critica el embargo estadounidense contra la isla, al considerar que “impone una dureza indiscriminada a la población y no ha conseguido mejorar los derechos humanos en el país”.