Acusan a 50 por vender identidad de boricuas a indocumentados

Chicago – Un total de 50 personas fueron acusadas de conspirar para cometer fraude con las identidades de ciudadanos puertorriqueños. Entre las imputaciones figuran la venta a inmigrantes indocumentados de tarjetas de seguro social, certificados de nacimiento, licencias y hasta tarjetas de votantes registrados, según informó el Departamento de Justicia.

Los acusados fueron arrestados el pasado 11 de enero en Puerto Rico y en 15 estados del país -incluyendo las localidades de Aurora, Rockford y DeKalb, Illinois, y Columbus y Fairfield, Ohio- como parte de la operación ‘Island Express’.

Los acusados habrían estado operando un mercado negro de documentos y un negocio de fraude de identidad entre abril de 2009 y diciembre de 2011, informó el fiscal general adjunto Lanny Breuer, del Departamento de Justicia.

De acuerdo con las autoridades, los paquetes de documentos de identidad eran vendidos a precios que oscilaban entre $700 y $2,500 a “inmigrantes indocumentados y otros”, que vivían en Estados Unidos, a los que se les pedían pagos por adelantado de entre $400 y $1,300.

Los documentos judiciales explican que supuestamente unos individuos ubicados en la localidad de Savarona, en Caguas, Puerto Rico, eran los que conseguían las identidades y documentos de los ciudadanos puertorriqueños.

Luego, otros individuos ubicados en varios estados del país, buscaban clientes y eran los llamados ‘identity brokers’. Estos ponían órdenes de documentos llamando por teléfono a sus contrapartes en Puerto Rico usando términos como ‘camisas’, ‘uniformes’ o ‘ropas’.

Específicamente pedían ‘faldas’ para referirse a clientes mujeres y ‘pantalones’ para los hombres, en varias ‘tallas’, con lo cual se referían a las edades.

Los pagos por adelantado eran enviados por transferencias de dinero y los documentos eran enviados desde Puerto Rico a través de correo express, regular o de prioridad. Los nombres de quienes recibirían los documentos, direcciones y números de transferencias de dinero eran enviados a través de mensajes de texto vía teléfonos celulares, según detallan los documentos.

La demanda señala que los clientes a veces compraban los documentos para asumir la identidad de ciudadanos puertorriqueños y solicitar licencias de manejo legítimas. Otros los compraban para cometer fraude financiero o tratar de obtener un pasaporte estadounidense.

De ser encontrados culpables, los acusados enfrentarían sentencias de 15 años en prisión y multas de $250,000.

También se informó que se creará una página web para dar información sobre el caso a posibles víctimas. Quienes crean que podrían haber sido víctimas de robo de identidad como parte de este caso pueden llamar a la línea 1-866-DHS-2ICE (1-866-347-2423) de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), o visitar la página de internet http://www.ice.gov/tipline.