Infiltrados de la CIA en NY causan polémica

Infiltrados de la CIA en NY causan polémica
Miembros del Grupo Civil de Musulmanes Americanos protestaron ayer en Nueva York contra las investigaciones de la CI y el comisionado Kelly.
Foto: AP

WASHINGTON/AP – Una investigación interna sin precedentes en la policía de Nueva York se ha realizado al conocer la participación de la CIA dentro de la institución.

El inspector general de la CIA criticó a la agencia por el envío de un oficial con poca experiencia a Nueva York, después del 11 de septiembre de 2001, y luego dejarlo allí por mucho tiempo, según versiones de los funcionarios que han leído o han sido informados sobre la investigación. Ellos hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados para declarar sobre la investigación. La CIA dijo el mes pasado que el inspector general desvirtuó a la agencia de cualquier delito.

El inspector general abrió una investigación después de una serie de artículos de la AP que revelaron cómo la policía de Nueva York, trabajando en estrecha colaboración con la CIA, establecieron operaciones de espionaje a las comunidades musulmanas. Agentes encubiertos espiaron en las empresas de propietarios musulmanes y muchos fueron puestos en una base de datos de inteligencia.

Lawrence Sanchez, fue quien planificó los programas de espionaje que ayudaron a que la policía de Nueva York se convertirse en una de las agencias más agresivas de la nación, según indicó el agente de la CIA, citado por el inspector general para la operación sin supervisión.

Los programas han recibido críticas de los musulmanes, así como los legisladores de Nueva York y Washington. Activistas musulmanes exigieron la renuncia ayer del comisionado de Policía Ray Kelly.

El comisionado de Policía, dijo que el nuevo funcionario trabajaba en la policía de Nueva York para ayudar a compartir datos de inteligencia a nivel internacional. Las autoridades federales, sin embargo, dijeron que estaba allí en un año sabático de gestión y no el intercambio de datos confidenciales.

Sanchez, un veterano de la CIA que pasó 15 años en el extranjero en la antigua Unión Soviética, Asia meridional y Oriente Medio, fue enviado a Nueva York para ayudar en el intercambio de información tras los atentados del 9/11. Mientras Sanchez apareció en la nómina de la CIA desde 2002 a 2004, también ayudó a crear y dirigir los programas de inteligencia de la policía y luego se unió formalmente a la policía de Nueva York, mientras pidió un permiso para ausentarse de la Agencia de Inteligencia.

La asignación a la ligera de Sanchez provocó tensas relaciones entre el FBI y dos jefes de la CIA en Nueva York, quienes se quejaron de la presencia de Sanchez por haber estado debajo de su nivel de autoridad. Funcionarios de EE.UU. han reconocido que los procedimientos no fueron claros, pero lo atribuyó a la desesperada situación para impulsar una mejor investigación después de los ataques.

Sanchez salió de la policía de Nueva York en 2010. Luego, en julio pasado, la CIA envió a uno de sus oficiales de más alto rango para trabajar de manera clandestina en la institución policial. Ese es el oficial que ahora está dejando su puesto y tras una investigación interna encontró inconvenientes con la designación de Sanchez. Las autoridades dijeron que las reglas del sistema actual son transparentes.

Incluso ahora, sin embargo, existe una que otra confusión.