Tema de inmigración domina debate en Florida

Tema de inmigración domina  debate en Florida
Los precandidatos republicanos a la presidencia se reencontraron anoche en un tenso intercambio en Florida que se inició con el tema migratorio.
Foto: AP

WASHINGTON – Mitt Romney rechazó categóricamente como “repugnante” la calificación de antiinmigrante que le endilgó Newt Gingrich durante un tenso intercambio que sostuvieron durante el debate que los precandidatos presidenciales republicanos celebraron anoche en Florida.

Gingrich describió a Romney como “el más antiinmigrante de los cuatro” precandidatos debido a su propuesta de negarle empleos a los 11 millones de inmigrantes que viven sin la debida documentación, con la intención de que regresen voluntariamente a su país de origen. Al refutar la acusación, Romney evocó que su padre nació en México y está a favor de la inmigración legal. “No soy antiimmigrante. Mi padre nació en México. El padre de mi esposa nació en Gales. Ellos vinieron a este país. La idea de que soy antiinmigrante es repugnante”, dijo el ex gobernador de Massachusetts, quien solicitó a Gingrich una disculpa por haber lanzado un comercial de radio en Florida que así lo describía.

Dos miembros del partido demócrata se burlaron en la mañana de la propuesta de Romney para buscar autodeportaciones, al calificarla de “ridícula y tonta”. El tema migratorio sirvió de animado comienzo al debate, el último que celebran los aspirantes antes de las primarias de 31 de enero. Florida será el primer estado donde el voto hispano -13% del total- puede jugar un papel decisivo entre Romney y Gingrich, quienes se encuentran empatados según las encuestas más recientes.

Gingrich reiteró sus reservas de que el plan de autodeportaciones pueda ser acogido por gran parte de la población no autorizada y dijo estar “preparado para ser estricto y audaz”. “Pero también estoy preparado para ser realista, porque de hecho he tenido que aprobar legislación en Washington y no creo que una promesa irreal va a prosperar”, añadió.

Romney preguntó a Gingrich si alguna vez calificó al español como “el idioma del gueto”, lo que Gingrich negó enfáticamente al señalar, “no lo dije sobre el español. Lo dije, en general, sobre todos los idiomas. Es mejor que los niños aprendan inglés en general, punto”.