Se unen contra planta de desperdicios

Se unen contra planta de desperdicios
La representante Carolyn Maloney (centro), la senadora estatal Liz Krueger (izq.), y otros políticos se unieron a residentes para condenar el establecimiento de una planta de desperdicios.
Foto: Humberto Arellano / EDLP

Nueva York – Residentes, activistas y políticos, protestaron una vez más contra el plan de construcción de una planta de basura en el East River, a pesar que la ciudad no cuenta con el permiso que otorga el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos.

Los manifestantes, principalmente vecinos de la zona de la parte alta del Este de Manhattan y funcionarios electos, entre ellos la representante Carolyn Maloney y la senadora estatal Liz Krueger, encabezaron una demostración en la esquina de la calle 92 y la avenida York, donde expresaron su oposición a la planta de basura que tendría un costo de 125 millones y que contaría con una capacidad para procesar hasta 5,280 toneladas diarias de residuos.

A David Mack, padre de una niña de tres años, le preocupa la seguridad de su hija y esposa.

“Los camiones de basura son los vehículos más peligrosos de la ciudad. Hay un estudio que indica que ocurren unas 24 muertes por cada 100 millones de millas que transitan de los camiones. Para ponerlo en contexto, los taxis tienen un promedio de fatalidades de un .6 (…) nosotros estaremos expuestos al peligro diariamente por 500 vehículos de basura [en la zona], es una locura”, dijo Mack.

Anthony Ard, otro residente, también considera que los vehículos de basura representarían una amenaza para los transeúntes y está en contra del proyecto de transportar la basura en barcazas con el fin de reducir la larga distancia que recorren los camiones de basura.

“No es buena idea la construcción de la estación de basura porque este es un lugar residencial y es muy poblado, además con una área recreacional donde muchos niños -no solo los que viven en este vecindario-, sino también de otras partes vienen a jugar. Seguiremos protestando”, indicó Ard, abuelo de 4 niños.

La congresista Carolyn Maloney, expresó que “estoy realmente sorprendida de que la ciudad está avanzando en la búsqueda de ofertas de construcción para este proyecto, cuando no tienen todos los permisos que se requieren para su construcción” .