Detalles de una póliza de vivienda

El tipo de póliza llamada de costo de reemplazo (llamada replacement cost en inglés), pagará por la reparación de tu propiedad dañada con materiales del mismo tipo y de la misma calidad de los que tenía originalmente, sin reducción por la depreciación de la propiedad afectada. Es decir, que este tipo de seguro pagará por tus objetos perdidos o dañados sin que el valor del reemplazo se vea afectado por la edad, el uso, la condición u otros factores.

También podrías adquirir lo que se llama una cobertura extendida, para protegerte en el caso de que el costo de reparación y reemplazo sea mayor que el límite que establece la póliza. Una póliza extendida de costo de reemplazo pagará desde un 20% por encima de los límites de la póliza si fuese necesario, de acuerdo a la aseguradora.

O puedes obtener una póliza garantizada de costo de reemplazo, que pagará cualquier costo de reemplazar la propiedad dañada a como estaba exactamente antes fuego, explosión, o cualquier otro tipo de desastre.

Una cláusula importante que debieras considerar agregar a tu póliza de vivienda, es la de protección contra la inflación. Esta cláusula permite que cada vez que renuevas la póliza, ésta ajuste automáticamente el límite del valor de la propiedad con respecto a la inflación anual, y para que se reflejen los costos de construcción aplicable en tu área.

Si posees una casa más vieja, es posible que no puedas adquirir una póliza de costo de reemplazo estándar, sino que debas adquirir una modificada. Esto significa que en lugar de reemplazar los elementos típicos de una casa antigua con materiales similares, la póliza pagará por reemplazarlos con materiales de construcción y técnicas actuales.

Si no puedes obtener el costo de reemplazo para tu vivienda o eliges no usar este tipo de cobertura, al menos asegúrate de que los límites de cobertura de tu póliza sean lo suficientemente altos como para proveerte de los fondos adecuados que te permitan construir una casa de calidad y tamaño razonables.