Raúl defiende sistema de partido único

El pronunciamiento lo hizo al clausurar conferencia comunista en Cuba
Raúl  defiende  sistema de partido único
Raúl Castro, junto al vicepresidente José Ramón Machado Ventura, izquierda, durante la clausura de la primera Conferencia Nacional del Partido Comunista.
Foto: AP

La Habana – El presidente de Cuba, Raúl Castro, hizo ayer una encendida defensa del sistema de partido único de la isla frente “al juego de la demagogia y la mercantilización de la política”, al clausurar la primera Conferencia Nacional del Partido Comunista (PCC).

“Renunciar al principio de un solo partido equivaldría sencillamente a legalizar al partido o los partidos del imperialismo en suelo patrio y sacrificar el arma estratégica de la unidad de los cubanos”, afirmó el también primer secretario del PCC.

Denunció que los adversarios de Cuba y hasta algunos simpatizantes exigen volver al sistema político anterior a 1959 sin tener en cuenta “la historia de permanente agresión, bloqueo económico, injerencia y cerco mediático” que ha tenido que enfrentar la Revolución.

“Nos exigen, como si se tratara de un país en condiciones normales y no una plaza sitiada, la restauración del modelo multipartidista que existió en Cuba bajo el dominio colonial de Estados Unidos”, agregó.

Criticó también a quienes en los últimos meses pensaron que la Conferencia Nacional del PCC iba a suponer el “inicio del desmontaje del sistema político y social conquistado por la revolución”.

También recordó que el sistema del partido único de la isla tiene sus raíces en el Partido Revolucionario Cubano creado por el héroe de la independencia José Martí “para fomentar la revolución” y “puedan entrar en ella todos los cubanos de buena voluntad, todos los que amen a Cuba y la respeten”.

Raúl Castro cuestionó además la vigencia y utilidad de la llamada democracia representativa “que ha devenido invariablemente en la concentración del poder político en la clase que detenta la hegemonía económica y financiera de cada nación donde las mayorías tampoco cuentan”.

“Y cuando (las mayorías) se manifiestan, como pasa ahora en muchos países, son brutalmente reprimidas”, añadió.

A su juicio el mejor ejemplo es la democracia de Estados Unidos, “que se pretende imponer como modelo a todo el mundo”, donde se alternan demócratas y republicanos “defendiendo sin grandes diferencias al gran capital al que ambos se subordinan”.

El PCC cubano clausuró ayer la primera Conferencia Nacional de su historia, celebrada con el propósito de revisar los métodos de trabajo de la organización y su política de cuadros.