Suman 27 los muertos por incendio en Perú

La Fiscalía de la Nación informó que se ha logrado identificar 25 de los muertos
Suman 27 los muertos por incendio en Perú
Policias levantan el cadaver de una de las víctimas de un incendio que se desató en un centro de rehabilitación para alcohólicos y drogadictos.
Foto: Paolo Aguilar / EFE

Lima/EFE – Las víctimas del incendio que se desató el sábado en un centro de rehabilitación para alcohólicos y drogadictos de Lima se elevaron ayer a 27, tras morir uno de los heridos en un hospital de la capital peruana, informaron fuentes oficiales.

La Fiscalía de la Nación informó que, hasta el momento, se ha logrado identificar a 25 de los fallecidos y que dos aún permanecen en la morgue sin que se haya podido determinar sus datos.

La emisora Radio Programas del Perú (RPP) reveló que uno de los fallecidos, identificado como Joel Hinojosa Bastidas, había sido internado en el centro de rehabilitación “Cristo es amor” tan solo dos horas antes de que comenzara el incendio.

Según los testimonios de los sobrevivientes, el incendio se originó cuando un grupo de internos del primer piso del local intentaron huir y quemaron trapos que terminaron por generalizar el fuego.

El comandante general de los bomberos, Antonio Zavala, confirmó que 22 personas murieron asfixiadas en el lugar del incendio y las otras cinco fallecieron luego en los hospitales a los que habían sido trasladadas.

Zavala también dijo que otras doce personas resultaron heridas y que varios bomberos y un policía sufrieron golpes de diferente consideración cuando atendían la emergencia.

“Ninguna persona ha resultado herida por quemaduras, la mayoría han muerto por asfixia. Hemos cumplido nuestra labor como bomberos de rescatar a las víctimas, pero las puertas estaban totalmente cerradas”, afirmó el jefe de los bomberos.

Según los vecinos de la zona, en el local había unas 60 personas, a pesar de que todas las informaciones señalan que había sido clausurado en dos ocasiones porque no contaba con la autorización de las autoridades.

El centro de rehabilitación se encontraba en la primera cuadra de la Avenida Próceres de la Independencia, en San Juan de Lurigancho, el distrito más grande de Lima, con cerca de un millón y medio de habitantes.