Cuomo favorecería un Senado republicano

En la política, intereses individuales pueden dar pie a combinaciones insólitas. En Albany corren rumores de que el Gobernador Cuomo prefiere que el Senado estatal esté controlado por los republicanos, en lugar de su propio Partido Demócrata, y que por eso no va a vetar la propuesta de redistribución de distritos que presentaron los republicanos, las cual beneficia al GOP. Lo que pasa, dicen, es que si veta el plan, como quieren el caucus democrático, la cosa se va a la corte lo que igual posiblemente termine beneficiando a los demócratas.

Fuentes involucradas en las discusiones me dicen que esperan que Cuomo le pida a los republicanos que rehagan su propuesta y que presenten algo un poco menos partidista que él pueda firmar con la promesa de que empujará una reforma del proceso para 2022, lo cual lo dejaría como un héroe.

Varias personas involucradas en las discusiones de redistribución estuvieron de acuerdo con que el Gobernador le gustaría conservar una Asamblea democrática y un Senado republicano para así solidificar la percepción de que es el Gobernador quien ultimadamente tiene el poder para lograr resultados en medio de una legislatura dividida, lo cual también lo ayudaría si decide correr para presidente. Y al ayudar a los republicanos a mantener la mayoría y siempre puede asegurar votos para su propia agenda.

En esta campaña por un nuevo mapa electoral, los demócratas también tienen que luchar contra disidentes dentro de su propio partido. El Caucus Democrático Independiente, un grupo de legisladores renegados constituido por los senadores Klein, Savino, Carlucci y Valesky, quienes emplean las mismas tácticas que usaba el ahora difunto grupo de los cuatro amigos (que consistía de los ex senadores Hiram Monserrate, Pedro Espada, y Carl Kruger y el aún senador Rubén Díaz), también se dice que estarán haciendo pactos con republicanos con la esperanza de proteger sus propios distritos y dañar a su enemigo el líder de la minoría en el senado John Sampson.

Los demócratas están presionando a Cuomo a que vete las líneas y están listos para ir a la corte para que el senado siga con siendo de 62 puestos en lugar de 63 como lo han propuesto los republicanos. Esto apenas está comenzando, según mis fuentes.