Denuncian a fábrica de queso mexicano en NY

Si la denuncia es admitida a trámite, la compañía tendrá que dejar de fabricar y distribuir sus productos hasta que garantice que puede operar según las leyes federales de alimentación.
Denuncian a fábrica de queso mexicano en NY
Se alega que las condiciones en las cuales se produce el producto son insalubres.
Foto: archivo

WASHINGTON/EFE – Las autoridades sanitarias de EE.UU. han solicitado el cese de operaciones de una compañía que fabrica queso mexicano, por su “historial de malas condiciones sanitarias” y la producción de queso en una planta contaminada con la bacteria de la listeria.

La Administración de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) informó ayer en un comunicado de que ha demandado ante los tribunales a la compañía Mexicali Cheese, con sede en Nueva York, y a dos de sus directivos, Edinson Vergara y Claudia Marín, por producir queso en condiciones insalubres.

En la denuncia, interpuesta ante la Corte Federal para el Distrito Este de Nueva York, la FDA señala que a pesar de las advertencias federales y estatales, la compañía no cumplió con los requisitos sanitarios exigidos para poder continuar fabricando su producto.

Las autoridades sanitarias detectaron que la planta en la que se fabrica el queso estaba contaminada con la bacteria Listeria monocytogenes, que transmitida en los alimentos puede provocar fiebre y escalofríos, dolor de cabeza, malestar estomacal y vómitos.

En la mayor parte de la población la bacteria sólo causa síntomas leves, pero entre los grupos más vulnerables, como niños, personas mayores, embarazadas y enfermos, puede llegar a atacar la médula espinal o los músculos y producir la muerte.

Mexicali fabrica una gran variedad de quesos mexicanos -queso fresco, queso oaxaca y queso para freír-, que distribuye a las tiendas y supermercados en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

Si la denuncia es admitida a trámite, la compañía tendrá que dejar de fabricar y distribuir sus productos hasta que garantice que puede operar según las leyes federales de alimentación y los reglamentos de seguridad alimentaria de la FDA.

Dara Corrigan, del departamento de asuntos regulatorios de la FDA, señaló en un comunicado que el fin de esta demanda es “proteger la salud de los consumidores” y asegurarse de que “no ingieren alimentos potencialmente peligrosos procedentes de esta empresa”.