En la mira alcalde de East Haven

El Caucus Nacional Hispano de Legisladores Estatales (NHCSL) exigió ayer abrir una investigación federal al alcalde de East Haven, en Connecticut, Joseph Maturo, Jr., tras la dimisión del jefe de Policía local por discriminación racial.
En la mira alcalde de East Haven
El alcalde Joseph Maturo está ahora en el ojo del huracán.
Foto: AP

WASHINGTON/EFE – El Caucus Nacional Hispano de Legisladores Estatales (NHCSL) exigió ayer abrir una investigación federal al alcalde de East Haven, en Connecticut, Joseph Maturo, Jr., tras la dimisión del jefe de Policía local por discriminación racial.

“No basta con sacar un pedazo del rompecabezas. La dimisión del jefe Leo Gallo sólo desvía la atención de la posible implicación del alcalde Joseph Maturo, Jr. al permitir el hostigamiento por parte de la policía en la comunidad latina”, dijo Minnie González, legisladora estatal y presidenta del NHCSL.

Gallo, de 64 años, anunció esta semana que pasará a retiro tras las acusaciones de miembros de la comunidad latina en ese estado, en el noroeste de EEUU, por supuestos abusos que han desencadenado el arresto de cuatro agentes.

Maturo saltó a la luz pública cuando respondió a los periodistas que le preguntaron qué tenía pensado hacer para trabajar con la comunidad latina tras estas denuncias, que podría “invitarlos a comer algunos tacos”.

El sarcástico comentario rápidamente alcanzó escala nacional y provocó la indignación de la comunidad latina en Connecticut y el resto del país.

Desde entonces, Maturo ha pedido disculpas por la frase que achacó al “estrés”, pero ha asegurado que no dimitirá y que se mantendrá al frente de la alcaldía de East Haven, una localidad de 30,000 habitantes.

Por el momento, ha prometido nombrar un nuevo comité municipal para supervisar al Departamento de Policía y ha anunciado que se reunirá con la comunidad latina “pronto”, pero sin concretar la fecha.

El 24 de enero la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) arrestó a cuatro agentes de la policía de East Haven acusados de llevar a cabo una campaña contra los residentes latinos que incluyó hostigamiento, arrestos falsos, golpizas y amenazas contra quienes quisieran denunciar los abusos.