Entregaba licencias de conducir falsas

Entregaba licencias  de conducir falsas
Un empleado del departamento de vehículos de Nueva York cambiaba licencias verdaderas por falsas.
Foto: AP

Nueva York/edlp – Clarence Jenkins, de 56 años, quien trabajaba para el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV por sus siglas en inglés), fue acusado ayer por entregar licencias de conducir falsas.

Cyrus R. Vance, Jr., Fiscal de Manhattan y Ellen N. Biben , inspector General del Estado de Nueva York, anunciaron que el presunto involucrado en el delito entregó documentos inválidos al menos a tres personas, incluido un criminal deportado y que retornó al país de manera ilegal.

Los sospechosos recibieron licencias falsas de conducir supuestamente emitidas Puerto Rico y Jenkins, quien sabía que eran falsificaciones, entregaba documentos verdaderos de Nueva York. Fue acusado de posesión criminal de un documento no válido en segundo grado, emisión de un certificado falso y por conducta inapropiada para un oficial.

“Aprovechando su posición como empleado público,permitió a un deportado criminal obtener ilegalmente una licencia de conducir de Nueva York”, dijo el fiscal de distrito Vance. “De esta manera, pudo haber puesto en peligro la seguridad pública”, agregó el funcionario.

Según los documentos presentados en la corte y las declaraciones hechas en el registro, Jenkins trabajó durante diez años como empleado en la oficina del DMV ubicada en 159 Este Calle 125 en Manhattan.

Un delincuente deportado previamente habría pagado $3,500 para obtener una licencia de Jenkins. A este individuo se le dio instrucciones específicas para ir al DMV, con una gorra de los Yankees, y ubicarse delante de la ventana de Jenkins, para luego esperar a una señal. El 13 de enero de 2009, Jenkins aceptó una licencia de conducir falsificada en Puerto Rico del individuo y, a su vez, le entregó una válida del Estado de Nueva York.

El 11 de junio de 2009, según la acusación, Jenkins aceptó otro documento de la isla por parte de un segundo individuo, quien pagó $7,000 para obtener una licencia de Nueva York genuina de Jenkins. Finalmente entregó otra licencia a un tercer individuo, que pagó $4,000 dólares.